LA DEPRESIÓN EN EL INDIVIDUO: UNA SEÑAL DE QUE LOS DEMONIOS QUIEREN...

LA DEPRESIÓN EN EL INDIVIDUO: UNA SEÑAL DE QUE LOS DEMONIOS QUIEREN MATARTE (Testimonio)

Habían transcurrido 50 años de mi vida y no había buscado a Cristo. Me había dedicado a los negocios y al resto de las cosas del mundo.

En mi juventud, muchos predicadores tocaron la puerta de mi casa y junto a otras hermanas que andábamos sin Cristo, los ahuyentábamos y no oíamos su palabra, porque andábamos entretenidas con las cosas del mundo. Sepan todos, que las cosas del mundo son todas agradables, están a la moda, pero son pecaminosas y allí opera el enemigo. Y después que las has vivido y las has disfrutado, vienen los demonios y quieren ponerte en depresión, que es la fase final del trabajo de ellos. Yo estuve algún tiempo en depresión y se que luego de dos años de estar así, también mi pensamiento estaba centrado en ponerle fin a mi vida, porque ya nada me llenaba.

¿Y saben por qué?

Porque hemos sido hechos para que el Espíritu Santo more o viva dentro en nosotros, y si no lo tenemos por medio de  nuestra conversión a Cristo Jesús, nos vamos enfermando y deteriorando espiritualmente y los demonios hacen morada en ti. Y ellos quieren ponerle fin a tu vida con celeridad, porque la paga del pecado es la muerte eterna, y ellos ansían tu alma para llevársela como ofrenda a Satanás, mientras la paga es tormento eterno con fuego.

Pero se les olvida que siempre hay un cristiano que Dios pone frente de ti y te da una palabra y enseguida eres arrebatado del ataque de los demonios, siendo rescatado para Cristo. De allí la importancia de la labor evangelística.

Jesús llegó a mi vida en momentos en que yo planificaba con “irme con papá Dios”, porque esa era la mentira  que el demonio susurraba en mi oído. Cuando lo cierto es que si le ponía fin a mi vida, jamás me iba al cielo para estar al lado del Padre y de Cristo, sino que mi alma iba directo para el infierno, que es el hogar de ellos y de todo pecador que no se ha convertido a Cristo. Porque ningún suicida ni homicida hereda el reino de los cielos.  ¿Se dan cuentas como engaña la serpiente antigua a todos los que aún no están en Cristo?  Pero Jesucristo vino a darnos vida, y vida en abundancia.

¿Te animas a que sea el Espíritu Santo quien more en ti, luego de aceptar a Jesucristo como tu Señor y Salvador?, tras lo cual todos los demonios salen.

Hna Ada Luz Camargo de Pineda

Editora

No dejes de leer la depresión de Hitler siendo acosado por los demonios:

Sexo, alcohol y desesperación: Los últimos días en el búnker de Adolf Hitler

NO COMMENTS

Leave a Reply