LAS REVENTAS: UN MECANISMO QUE AFECTA AÚN MÁS A LAS FAMILIAS VENEZOLANAS

LAS REVENTAS: UN MECANISMO QUE AFECTA AÚN MÁS A LAS FAMILIAS VENEZOLANAS

Para la gente que no sabe lo que hay detrás de las reventas, nosotros le mostramos el lado negativo que hay en todo esto, pues, la misma ha servido para traer división, peleas, contiendas, desamor por su prójimo, codicia, y toda clase de esclavitud espiritual.

Si ellos como revendedores ganaran un 30%, sería una ganancia justa y también le harían un gran bien a su prójimo que no puede estar haciendo colas por días y días, porque tienen que atender sus trabajos que tampoco pueden perderlos. Y ante la carestía debería suscitarse solidaridad y amor entre hermanos, en vez de codicia por aumentar sus ganancias de manera exagerada en prejuicio de su prójimo y por ende practicando injusticia delante de Dios. Porque quien no ama a su prójimo, tampoco ama a Dios.

 “Aprended a hacer el bien; buscad el juicio,
restituíd al agraviado,
haced justicia al huérfano,
amparad a la viuda”
(Isaías 1:17)

 Y por esta razón las colas nunca terminan sino que la avalancha de gente migra de un lugar a otro según van apareciendo los productos regulados.

¿Qué hacer para esto? Pues, esto ya escapa de las manos de las autoridades, pero sepan que lo que es imposible para los hombres, para Dios nada es imposible; y esto no es para ser solucionado por mano de hombre ni por decreto, sino con el poder de Dios ¡Es tiempo de buscar a Jesús quien puede sanar todas nuestras heridas y nuestro agotamiento!

Muchos de ellos revenden con sobreprecios entre 300% o 500% de recargo estableciendo cargas sobre sus hermanos que ya Jesucristo llevó en la cruz.

En estas prácticas de reventas con sobreprecios exagerados hay pecado de CODICIA, GANANCIA DESHONESTA y DESAMOR POR EL PRÓJIMO cuyos bolsillos ya magullados por la escasez y falta de empleos, aunado a la terrible hiperinflación que deja sin capacidad de compra a los venezolanos azotan día a día a las familias venezolanas.

Todavía aquí no termina la cosa, sino que en las colas hay peleas e insultos, y hasta enfrentamientos con vergonzosos rines de boxeo. Y esto sucede porque no hay temor de Dios y el pueblo cayó en un hueco por falta de conocimiento de Su palabra. !Es tiempo de venir a Dios quien tendrá misericordia de todos!

¿Le hará esto bien a las familias venezolanas? De ninguna manera. El pecado no sirve para vivir sino para muerte eterna del alma, siendo necesario morir al pecado resucitando en Cristo, el único que nos hace nacer de nuevo, nos perdona nuestros pecados y nos da una vida nueva y vida eterna. El nos da una paz y un gozo indescriptible que no puede comprarse con dinero.

“25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá”. (Juan 11:15).

Jesús dijo: 28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;30 Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. (Mateo 11:28-30).

Muchos se desesperan buscando toda clase de alternativas para ganar dinero excesivo,  pero esa no es la voluntad de Dios. Hay un orden exclusivo que tenemos que practicar para entrar a poseer las grandes bendiciones que Dios tiene para los hijos que le aman y reposa en este principio: “33 Más buscad, primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas serán añadidas” (Mateo 6:33).

 Dios quiere hacer grandes cosas con Venezuela, pero es necesario que la gente desista de practicar el mal, se arrepienta y se convierta a su único Salvador quien le recibe en cualquier circunstancia de agobiante desesperación en que se encuentre. Al corazón contrito y humillado no desprecia Dios.

NO COMMENTS

Leave a Reply