Misericordia, Justicia y Verdad sobre Nepal

Misericordia, Justicia y Verdad sobre Nepal

¿Cuándo estoy en conocimiento de estos acontecimientos, debo solamente escribir palabras bonitas contentivas de la misericordia de Dios sin abordar el resto de los temas que son la justicia y la verdad, por las cuales Dios hace estas cosas?

Y la verdad es que aún en medio de estas duras devastaciones mucha gente se convierte y el Señor salva sus almas, parecido a pesca milagrosa de almas en medio de la destrucción y la crisis. Y el resto de la justicia de Dios y la verdad, que son aplicables al desastre ocurrido en Nepal también son necesarias tocarlas en este escrito. No escribo de parte mía, sino que el Espíritu Santo me guía y me revela las cosas que debo escribir.

Porque si en una crisis tan fuerte como la ocurrida, alguien clama a Dios por ayuda, Él se la da.

“ …Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”. (Sal 51:17).

“Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.  (Romanos 10:13).

El problema es que si no le piden ayuda a quien tiene la potestad y el poder de darla, sino que recurren a sus dioses o estatuillas, figuras hechas por manos de hombres a los cuales mucho pueblo de esa región adora como también lo hacen el resto de las religiones, tenga por seguro que Dios también abandona a quien le ha sustituido por otra cosa. Y por lo tanto, esa persona muere en su pecado de idolatría, sin ser salva.

Cada vez que aparecen noticias sobre mortandad, provenientes de algún fenómeno de la naturaleza que en este caso ha sido un terrible terremoto de 7.9 que estremeció la región de Katmandú en Nepal, me viene esta preocupación con las consiguientes preguntas: ¿Hubo muertos? ¿Estaban o no sus almas en Cristo? ¿Fueron salvas o se perdieron esas almas para siempre? Y de allí la suprema importancia de estar en Cristo.

LA MORTANDAD DE ALMAS HABIDA EN NEPAL a finales de abril 2015

Amados, escribo muy alarmada por la mortandad de almas habida en Nepal, aunque la gente natural del mundo solamente perciba que fueron los cuerpos físicos los que perecieron, ignorando que somos hechos de cuerpo, alma y espíritu. En que lo que muere es el cuerpo, pero el alma continúa con vida eterna para pasar los siglos de los siglos bien sea en el gozo de Dios en el reino especialmente preparado para los que están en Cristo y obedecen su evangelio, pero contrariamente, los que no se convierten a Cristo pasarán los siglos de los siglos en tormento eterno con fuego.

Es verdad que ante la proliferación del pecado todos estábamos destinados a muerte eterna de las almas, pero debido a que Dios nos amó a pesar que no lo merecíamos, nos dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree y se convierta al Señor, no se pierda esa alma sino que tenga vida eterna. (Jn 3:16).

El problema es que muchas almas se pierden porque nadie les ha predicado, habiendo también un número importante de personas a quienes sí se les ha predicado y sin embargo rechazaron la palabra del evangelio de salvación y prefirieron continuar con sus religiones llenas de idolatría, por cuanto honran y veneran a esas estatuas de dioses que nada tienen que ver con Dios. ¡Sepan todos que Dios está airado con la idolatría!

Vengan a Cristo, sin demoras, porque
por estar en el tiempo del fin, habrá
muchos terremotos, tsunamies, volcanes,
Ciclones, tornados y toda clase
de devastaciones
PERO SI USTED ESTÁ EN CRISTO, SERÁ SALVA SU ALMA

Hna Ada Luz Camargo de Pineda

Editora

 

Lea también:

Jefe del Ejército de Nepal: “El número de víctimas puede llegar a 15.000”

 

No se pierda este tema de vida o muerte, lea:

ME ENFERMÉ DE DEPRESIÓN SIENDO ADORADORA DE LA IMAGEN DE LA ROSA MÍSTICA (Testimonio)

Lee también:

TESTIMONIO DE APARICIÓN DE DEMONIO EN MI CASA POR TENER IMÁGENES

 

NO COMMENTS

Leave a Reply