EL JINETE DEL CABALLO BLANCO EN DILIGENCIAS DE GUERRA USANDO LA PAZ

EL JINETE DEL CABALLO BLANCO EN DILIGENCIAS DE GUERRA USANDO LA PAZ

“Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.” (Apocalipsis 6:2)

El escenario que simboliza el jinete del caballo blanco posee la destreza de trabajar con una doble agenda: Usa la paz, mientras se prepara para la guerra. Lleva un arco en la mano pero sin flechas porque la nación de donde proviene no tiene armamento bélico. Él utiliza otro tipo de armamento que es la diplomacia, usando la paz; De allí que usa el caballo del color blanco porque es el color de la paz; en esta camina, en ésta se desplaza aunque con doble propósito: Actos de aparente justicia, que activarán posteriormente la guerra.

El blanco es también apariencia de pureza espiritual. Su jinete avanza montado en esas estrategias y prepara el camino para la aparición del anticristo.  Su liderazgo le abre grandes puertas ante importantes gobiernos del mundo por las cosas que logra a favor de la justicia de algunas naciones, aunque en detrimento de otras.

Le fue dada una corona, (su corona es emblemática) porque proviene de una pequeña nación que es tipo monarquía.

Todos estos acontecimientos son necesarios como actos precursores, antes que venga el anticristo, el cual es otro líder distinto representado bajo la figura del jinete del caballo bermejo, al cual le es dada potestad de quitar la paz de la tierra y que se maten unos contra otros, (Ap 6:4). Y éste hombre sí trae la guerra.

Seguiremos informando, a medida que el Espíritu Santo nos vaya revelando cosas, acompañándolas con noticias y sucesos a la vista, que ayudarán a entender con claridad la verdad de la Escritura, al tiempo que nos muestran cuán cerca está el arrebatamiento. Sigamos pues, evangelizando, porque el tiempo está muy cerca.

El que lee, entienda lo que el Espíritu dice a la iglesia.

Recuerden que cuando todo quede al descubierto, incluso las mismas gentes engañadas que le siguieron, “… se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será” (Ap 17:8. RVR 1960).

Hna Ada Luz Camargo de Pineda

Te recomendamos leer:
ISRAEL LAMENTA QUE VATICANO HAYA RECONOCIDO A PALESTINA COMO ESTADO
Papa Francisco: “El Corán y la Biblia son lo mismo”

 

1 COMMENT

Leave a Reply