EL REZO DEL SANTO ROSARIO NO OTORGA LA VIDA ETERNA

EL REZO DEL SANTO ROSARIO NO OTORGA LA VIDA ETERNA

0 440

“Es una estupidez” fue lo que asombrosamente escuché de Su voz mientras escribía un tema acerca del  denominado santo rosario, siendo guiada por el Espíritu Santo. He aquí Santo es uno: Jesucristo. Los demás somos pecadores redimidos por Él.

Cuando escribo en Su nombre como es obvio muchas veces oigo su voz diciéndome frases. Yo no quería escribir esta expresión que oí del Señor por aquello que es manso y humilde de corazón, pero recordé que tampoco podía esconder su palabra. Y el Espíritu Santo me recordó estas otras expresiones fuertes del Señor mientras estuvo en la tierra para hacer creíble que el anterior enunciado acerca del rezo del rosario sí es un pensamiento de Dios.  “Es una estupidez rezar rosarios”. No deja que conozcan a Cristo y vivan por la fe en Cristo.

El Señor Jesucristo también sufre en el cielo al ver tanta distorsión en la fe. Al ver tanta ingratitud hacia su enorme sacrificio por los pecados del mundo.

“Estos son creyentes sordos, ciegos y mudos en lo espiritual, pero al mismo tiempo muy avivados estos sentidos para ir tras las cosas del mundo y el pecado.

A muchos de ellos no les importa mi sangre derramada y mi muerte ocurrida con tanta agonía para salvar a los pecadores y darles vida eterna. Muchos de ellos rezan esos rosarios con hipocresía. “No vienen a mí” y por esto el Espíritu Santo no va a ellos para limpiarlos y redargüirlos de pecado. Por esta razón pecan y no son transformados, porque no quieren mi verdad sino la que ellos diseñaron. Y con esta distorsión religiosa no serán limpios jamás, porque no quieren conocer la verdad. “Yo soy, el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”.

No quieren entender que la única manera de ser salvos es a través de Mí. Yo morí por darles vida, y no es a través de María mi madre terrenal que podrán ser salvos.”

Y por ello, también el Señor dice cosas fuertes como las que siguen, dichas por él en aquel tiempo cuando estuvo en la tierra.

  1. “Vosotros sois de vuestro padre el diablo” Jn 8:44.
  2. Apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mt 7:23).
  3. “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.” (Mt 25:41). Porque tuve hambre y no me diste de comer. Esa hambre de la verdad de la palabra de Dios necesaria para ser salvos, con ella se sacia al hambriento, al sediento, al desnudo y al que está en la cárcel espiritual por no tener precisamente la verdad.
Jesucristo es la Verdad y no puede ser mezclada con el engaño y la mentira de Satanás. “”No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios.” (1 Co 10:21).
Y todo esto del santo rosario es un engaño del diablo el cual engaña a todos los moradores de la tierra, especialmente a los que no siguen la escritura.
El Señor es paciente y no quiere que ninguna alma se pierda, si no que todos vengan al arrepentimiento, dejen de practicar lo religioso y vengan verdaderamente a Cristo, para tener la salvación eterna. El Señor viene muy pronto. Hay que apartarse de toda tradición que no es la verdad de Cristo.
“39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:
40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, y se conviertan y yo los sane.” (Juan 12:39-40)

Pero tú, y todos los que estarán leyendo esto, sí van a abrir los ojos, y sí van a entender, y sí van a convertirse y van a ser sanados por el poder de Cristo, y van a predicar que la salvación no está en el rezo del rosario sino únicamente viniendo a Cristo. Leyendo su evangelio y practicando las cosas que nos dejó escritas, permaneciendo así hasta el fin.

¿PUEDE UNA PERSONA BUENA-GENTE REZAR ROSARIOS Y SER SALVA?

“Jesús le dijo: YO SOY EL CAMINO, Y LA VERDAD, Y LA VIDA; NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MI. (Jn 14:6). El rosario jamás puede sustituir el poder de salvación que está solamente en Cristo.
Es decir, repitiendo infinidades de veces, haciendo un llamado insistente a la virgen María que ruegue por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén, y partiendo de esto, confiados en esta intercesión indebida desperdician el tiempo y no se convierten. Y por ello no son salvos.

“Porque hay un solo Dios,

y un solo mediador entre Dios y los hombres,

Jesucristo hombre.”

(1 Timoteo 2:5)
Puedes leer: EL PADRENUESTRO la oración que Dios nos enseñó para dirigirnos a Él

NO COMMENTS

Leave a Reply