DEGOLLAMIENTO DE NIÑA EN RUSIA DE MANOS DE UNA NIÑERA MUSULMANA

DEGOLLAMIENTO DE NIÑA EN RUSIA DE MANOS DE UNA NIÑERA MUSULMANA

0 357

El crimen tan horrendo de degollamiento de una niña de cuatro años en Moscú de manos de una mujer musulmana, tiene al mundo consternado. Muchos se preguntarán por qué tanta maldad consumada sobre una indefensa niña.

Y es por causa de la existencia de las religiones de toda índole que tienen a dioses extraños que mandan a hacer estos crímenes. Y este dios que manda a degollar a sus semejantes No es el Dios verdadero que envió a Jesucristo su Hijo unigénito, para que trajera las palabras verdaderas para la convivencia de los creyentes y con ellas lograr la salvación eterna.  Porque acerca de los niños, este es el mensaje que envió Dios a través de Jesucristo:

“14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.”  (Mt 19:14).

Si leen la noticia, encontrarán que la homicida dice que el “dios Alá” le ordenó que matara a la niña.  ¿Se da cuenta de la enorme diferencia entre ser creyente bajo estructuras religiosas y ser creyente de Jesucristo siguiendo sus mensajes de amor y de verdad? El que lee, entienda.

Situación del alma de la víctima y la victimaria:  La niña víctima, sufrió los terribles dolores ejecutados sobre su cuerpo, pero su alma de inmediato subió a los cuidados de nuestro Señor Jesucristo quien la custodia y juega con ella viviendo en aquel reino de los cielos tan hermoso; mientras que la situación de la asesina, amerita oración de los siervos de Dios, para que mientras paga la condena de años que le corresponde en la cárcel, se arrepienta, se convierta a Cristo y encuentre la vida eterna.

Porque si no hace esto durante este tiempo que tenga de vida, esta es la sentencia para los homicidas y abominables que no se arrepienten y se  convierten a Aquel único Nombre que quita el pecado del mundo y da vida eterna. Jesucristo es su nombre.

Apocalipsis 21:8    Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.
Y no quiere Dios que ninguna alma se pierda, si no que todos vengan al arrepentimiento, se conviertan y sean salvos.
Si desea leer la noticia: La confesión de la niñera acusada de decapitar una menor en Moscú

NO COMMENTS

Leave a Reply