LAS COSTUMBRES, LA TECNOLOGIA Y EL DELEITE DE LAS COSAS DEL MUNDO...

LAS COSTUMBRES, LA TECNOLOGIA Y EL DELEITE DE LAS COSAS DEL MUNDO QUE NOS APARTAN DE DIOS

0 317
9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” (1 Corintios 6:9-10).
ESTANDO EN CRISTO YA HABÉIS SIDO LAVADOS
“11 Y esto erais algunos; más ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”. (1 Corintios 6:11).

Pero aún quedan muchos por venir a Cristo y mientras vemos a un mundo sumergido en las modas y costumbres del mundo; otros sutilmente engañados están siguiendo las enseñanzas de las religiones que los esclavizan como ciegos y sordos espirituales, para que no oigan el verdadero mensaje de salvación eterna dado en Cristo Jesús, ceguera o sordera espiritual que les impide oír y discernir el mensaje para que sean salvos.

Otros, inmersos en las divisiones de la política, guardando posturas como adeptos u opuestos al gobierno de turno listos para criticar o condenar, cuando lo que el evangelio enseña es que oremos por todos los hombres y por nuestras autoridades y también  nos enseñó el Señor que nos amemos los unos a los otros, aunque sean nuestros enemigos.

Pero les adelanto que los cambios que son imposibles llevar a cabo los hombres, para Dios nada es imposible. Y ya han leído que Jesús nos ha lavado nuestras inmundicias, nos ha santificado, y asimismo hemos sido justificados de nuestros viejos pecados. Sólo tienes que venir a Cristo con todo tu corazón, y el Espíritu Santo hará el resto.

Vemos que cada día está más cerca la venida de nuestro Señor, siendo necesario tocar trompetas sin detenernos a ver si muchos más se aperciben y vienen al Señor, y con esto escapen de la ira venidera o juicio sobre los vivos que No obedecieron el evangelio de nuestro Señor.

17
“52 En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados”. (1 Co 15:52). Es decir, cuando el Señor aparezca en las nubes con sus ángeles y toda su gloria, primero resucitan los muertos salvos en Cristo, y a continuación le seguimos nosotros la iglesia de Cristo que ha creído, y guardado su evangelio.

Adultos, jóvenes y niños sumergidos en las tablets, celulares y video-juegos con sofisticadas aplicaciones, con aparatos que demandan cada vez más el tiempo y la atención del usuario porque suenan a cada momento estos aparatos avisando que ingresó un mensaje nuevo que hay que atender y darle respuesta, o alguien quiere compartir información porque anda aburrido y necesita que le atiendan.

18

Estos aparatos se han convertido en otro “dios” para muchos. Y la sordera se incrementa, aislando a las personas del grupo familiar al meter en las orejas unos cables a través de los cuales les llega música endemoniada que sin darse cuentas le rinden alabanzas al príncipe de este mundo el cual es Satanás.

19

20

Mientras todo esto ocurre, el mundo que vino a Salvar Jesucristo, por quien dio su vida crucificado en un madero para que todo aquel que cree, no se pierda sino que tenga vida eterna, ese mundo se pierde día a día porque el tiempo lo tienen distribuido para las cosas del mundo y no apartan “minutos libres” para alabar a Dios por la grandeza de sus bondades día a día, manteniendo una relación con su Creador.

A pesar de estas y peores cosas que practican los que están atrapados en el mundo, Jesucristo precisamente vino a ocuparse de ellos.

“Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10).

Déjate hallar por Jesucristo para que recibas vida en abundancia siguiendo sus pasos, y siguiendo a Cristo obtengas la vida eterna ¡Llegó tu hora!

Pero si la dejas pasar, acuérdate que está anunciado que nuestro Salvador puede venir en cualquier momento, y cuando lo veas con sus ángeles en las nubes, ya no podrás arrepentirte ni convertirte, sino que te tocará ver como algunos familiares tuyos que caminaron en Cristo, delante de tus ojos son transformados y con vestiduras blancas vuelan a encontrarse con el Señor, abandonando este planeta.

Y que unos minutos después cuando entres a tu casa constates que tu bebé recién nacido que estaba durmiendo en la cuna o el hijo que estaba en el vientre de la madre, también desaparecieron, porque el Señor se llevará a todos los niños inocentes para no reciban los duros juicios que vendrán para los vivos que no buscaron a Jesús, la única dádiva de salvación que nos ha dado Dios.

Pero tú, no te quedes para la gran tribulación. Cree en Jesucristo y serás salvo tú, y toda tu casa.

Ada Luz Camargo de Pineda

La palabra de Dios en la noticia

NO COMMENTS

Leave a Reply