MADRE QUE DIO A SU HIJO EN ADOPCIÓN PRACTICA INCESTO CON EL...

MADRE QUE DIO A SU HIJO EN ADOPCIÓN PRACTICA INCESTO CON EL Y DICEN QUE NADA LOS DETENDRÁ

A medida que aumenta la corrupción moral, más se acerca la venida de Cristo para llevarse a los suyos, a su iglesia que se apartó del pecado y camina en santidad, para escapar de los juicios que sobrevendrán después de su venida, porque Dios derramará de su ira sobre la tierra y sus moradores por causa del pecado sexual y la idolatría.

Si usted desea saber qué les ha ocurrido a esta pareja de madre e hijo, son unos espíritus inmundos que han tomado control de ellos y les ponen a tener deseos locos del uno hacia el otro. Así opera Satanás en la vida de los que caminan apartados de Dios. Pero Jesucristo dio su vida por el pecador y vino a darnos vida y vida en abundancia.

Si usted que aún no está convertido llega a leer esto, sepa que el Señor ama al pecador pero no así el pecado que practican y que el Señor está siempre dispuesto a perdonar, hasta el día en que se aparezca en las nubes con poder y gloria, a partir de cuyo evento se desatarán los juicios de Dios en la gran tribulación acerca de la cual está escrito, que no la ha habido en el mundo desde su creación ni la habrá después. Escapa por tu vida y ven a Cristo.

De la noticia:

http://www.informador.com.mx/internacional/2016/676487/6/madre-e-hijo-van-a-prision-por-incesto-no-los-detendran-dicen.htm

Madre e hijo van a prisión por incesto; no los detendrán, dicen

”Realmente quiero estar con él. Es difícil por ahora, pero no me importa lo que la gente dice”, declara Mónica. YOUTUBE / Media24

  • Da en adopción a su bebé, se reencuentran 19 años después y sostienen una relación
  • El caso ha conmocionado a las redes sociales

Mónica Mares y Caleb Peterson han pasado 18 meses en prisión, pero aseguran que seguirán con su romance

GUADALAJARA, JALISCO (10/AGO/2016).- Las redes sociales se han escandalizado ante un nuevo caso que exhibe un romance fuera de lo común. Se trata de la relación amorosa que sostienen Mónica Mares y Caleb Peterson. Pero no son los 16 años de diferencia entre ambos lo que indigna a quienes conocen su historia, sino el hecho de que son madre e hijo, respectivamente.

Cuando Mónica tenía 16 años dio en adopción a su primer hijo recién nacido, al que por aquel entonces llamó Carlos. Hoy casi 20 años después se han rencontrado gracias a las redes sociales, pero su acercamiento no fue el que se esperaba y dio un giro de 360 grados para convertirse en un romance; ahora ambos enfrentan no sólo el reproche de la sociedad hacia su acto, sino las acciones legales, ya que en Estados Unidos, donde residen, el incesto es un delito que se castiga.

”Realmente quiero estar con él. Es difícil por ahora, pero no me importa lo que la gente dice. Estamos pasado por muchas cosas en este momento”, aseguró la protagonista de este impactante caso en una entrevista concedida al medio de comunicación Daily Mail.

Señaló que tanto ella como su pareja han tenido problemas con la ley por mantener una relación, pero aseguró que no se trata de un asunto incestuoso y que se está haciendo un ”gran escándalo” por algo que no lo amerita. ”Todavía voy a estar con él, tengo que”, dijo.

Recientemente, la justicia estadounidense condenó a Mares y Paterson a 18 meses de cárcel, pero el proceso sigue activo y tienen prohibido sostener cualquier tipo de contacto.

Mares confesó que si continúan las repercusiones legales en su contra por el tipo de relación que decidió tener, las asumirá y se cambiará de estado a un lugar donde se le permita vivir este modelo de familia. Sin embargo, el incesto está catalogado como crimen en los 50 estados de la Unión Americana, aunque cada uno varía en su forma de penalizarlo.

Con lágrimas en los ojos, la mujer aceptó que es muy complicado llevar su estilo de vida en público y que no puede salir a las calles; confesó que cuando la llaman ”enferma” la lastiman mucho.

Declaró que el amor que perdió hace 19 años regresó a su vida después de esperar por tantos años. Aunque Caleb aparece en el video, no hace alguna intervención.

El hombre y la mujer viven en Clovis, Nuevo México, pero llevaron vidas separadas hasta el año pasado.

EL INFORMADOR / ÓSCAR ÁLVAREZ10

NO COMMENTS

Leave a Reply