EL AGUA DULCE Y LAS AGUAS DEL MAR DURANTE EL TIEMPO DEL...

EL AGUA DULCE Y LAS AGUAS DEL MAR DURANTE EL TIEMPO DEL FIN

0 700

El mismo Creador que con tanto amor y cuidado hizo toda la creación para nuestro disfrute, para que viviéramos quieta, reposadamente y en santidad, es el mismo que destruirá con su ira toda la creación por la ardua desobediencia de los hombres. Lo hizo cuando el diluvio en los días de Noé y está anunciado en la escritura por medio de sus profetas que su ira será derramada sobre los impíos durante el tiempo de la gran tribulación.

Solamente nuestro Señor podrá librarnos de la ira venidera y a él debemos venir todos, permaneciendo en él hasta el fin.

Después que se lleve a su iglesia, este es el orden de los juicios con respecto del agua del mar y de los ríos:

Como una gran montaña ardiente (otro meteorito con características distintas) cae sobre la tierra y vuelve la tercera parte del mar en sangre:

8 El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
9 Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.” (Apocalipsis 8:8-9).

Una estrella llamada Ajenjo caerá del cielo sobre la tercera parte de las fuentes de agua dulce de la tierra y todo aquel sediento que beba de éstas, morirá:

10  El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó  del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.

11 Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.” (Apocalipsis 8:10-11).

En los juicios de las copas de ira:

3 El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.
4 El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre. (Apocalipsis 16:3-4).

Como leyeron, primero será la tercera parte que serán afectadas tanto de las aguas dulces como de las del mar y un poco más adelante, en vista de que no se arrepienten para darle gloria a Dios pese a las plagas, entonces toda agua dulce y toda agua del mar en todo el planeta pasa a ser como sangre de muertos, es decir toma un rojo negruzco y se descompone, generando hedor en este caso en los mares descompuestos que dejarán de tener agua salada para convertirse en sangre como de cadáveres, aunado al hecho de la descomposición y putrefacción de toda la flora y fauna con todos los peces y animales que viven en el mar.

El mar no existirá más, sino que tendremos un cielo nuevo y una tierra nueva que se llamará la nueva Jerusalén, que descenderá del cielo (la iglesia de Cristo) la cual estará con Cristo en el reino milenial del Rey de reyes:

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. (Apocalipsis 21:1-2)

¡HAY VIDA EN  ABUNDANCIA EN CRISTO!

NO COMMENTS

Leave a Reply