LA PENA DE MUERTE EN NACIONES CONTRADICE EL MANDAMIENTO DE DIOS

LA PENA DE MUERTE EN NACIONES CONTRADICE EL MANDAMIENTO DE DIOS

No matarás” (Éxodo 20:13), es uno de los diez mandamientos de Dios. Y con esto damos respuesta a la duda que muchos tienen si dejan o quitan la pena de muerte en sus naciones.

Entiendan primeramente, que el que mata, ha cometido un gran pecado porque además de que Dios lo incluyó categóricamente en sus mandamientos, más adelante nuestro Señor Jesucristo nos mandó a amarnos los unos a los otros, inclusive a nuestros enemigos.

Tanto el delincuente que mata como el alguacil que ejecuta la muerte sobre un condenado, ambos son homicidas aunque este último lo haga en el cumplimiento de un mandato de ley que constituye incumplimiento del mandamiento de Dios.

La salvación de Cristo está disponible para todo aquel que le recibe en su corazón y le confiesa como su Salvador y cree en su evangelio.

El aborto y la eutanasia que muchas naciones están acogiendo en vías de brindar ayuda a sus gobernados, especie de ciegos guiando a otros ciegos, lo que están haciendo es legalizar lo que es ilegal para Dios y con esto están enviando a sus ciudadanos al infierno, a no ser que se arrepientan y se conviertan a Cristo para que sean libres de pecados.

La noticia que acompaña a este contenido, refiere al actual presidente de Filipinas poniendo en duda la existencia de Dios porque según él Dios no reacciona ni hace justicia ante tantos homicidios horrendos que los hombres hacen. A él y cualquiera que tenga duda, sepa que Dios le dio libre albedrío al hombre para andar en el bien o el mal. Y del mal que hacen en la tierra tienen a su Hijo Unigénito para ser salvos; hasta allá va su amor paciente hacia el pecador. Los que desaprovechen esta gracia y la rechacen, el día de las resultas definitivas del juicio eterno cuando se establezca el trono blanco en el tiempo del fin, esta es la sentencia para los HOMICIDAS y otra clase de pecadores que incluye a los fornicarios y a los mentirosos de los que está lleno el mundo, además de otros tipos de pecados tales como la inmundicia sexual tan de moda en estos momentos.

Apocalipsis 21:8  8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el la que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

7

Arrepentíos y convertíos:

19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio. (Hechos 3:19).

Si desea leer la noticia que ha generado nuestro contenido, debo agregar que los mandatarios deben ser temerosos de Dios y celosos del cumplimiento de los mandamientos de Dios en sus naciones, porque para ellos también hay juicios de Dios por desobedientes y llevar a sus naciones a consolidar el pecado por medio de leyes nacionales.

Haga clic: “¿Y si Dios no existe?” Duterte reimplanta la pena capital para conseguir justicia en las Filipinas

NO COMMENTS

Leave a Reply