ES PECADO DE HOMICIDIO EL ODIAR A SUS SEMEJANTES INCLUYENDO AL EXTRANJERO

ES PECADO DE HOMICIDIO EL ODIAR A SUS SEMEJANTES INCLUYENDO AL EXTRANJERO

Nuestro deber es exhortar a todos a venir al temor de Dios, de lo contrario los pueblos avanzan en el mal y se pierden por falta de conocimiento de la justicia de Dios.

          “15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.” (1 Jn 3:15).
            “8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21:8).

El Señor Jesucristo nos mandó tantos mandamientos de amor, uno de ellos es amar a nuestros enemigos, y otro es orar por nuestras autoridades, en este caso a favor de todo mandatario de nación y resto de su gabinete como hacia el titular de cualquier cargo donde se tenga autoridad sobre pueblos.

Sí, la iglesia de Cristo cuyas oraciones son escuchadas en el cielo, no debe cesar de orar por sus gobiernos y por una paz conforme Cristo la da, por cuanto Satanás les acecha a esos mandatarios y engaña porque al ser cabeza de nación todo lo que ellos hagan apartados de Dios, irá en deterioro y detrimento hacia su nación incluyendo los extranjeros que viven en ella.

El diablo no trae paz sino que vino a robar lo bueno que haya en ese pueblo, a matar causando odio entre semejantes porque él es homicida y destruir por medio de las guerras. Sólo la iglesia orando en todo momento, puede detener la perversa agenda del diablo.

Por lo tanto, llamo la atención y exhorto a los amadores del mal que quieren transgredir las leyes de Dios y no se dan por enterados, sirva la siguiente advertencia para ser apercibidos de que hay gravísimas y eternas consecuencias para los que odian a sus semejantes. Dios mandó que tuviésemos misericordia por el extranjero, el huérfano y la viuda, por lo tanto no olvidemos estos mandamientos en todos los que quieren sumarse a las ideas del presidente Trump de perseguir y causar mal a los extranjeros por medio de deportaciones cuyo intento generará un terrible caos en las familias que caerá directamente en contra de la nación estadounidense.

Tampoco olvidemos que la paga del pecado es la muerte eterna en aquellos que no se arrepienten y se convierten. Y que Dios nos ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que quiere lavar sus pecados y ser salvo, a él deben venir.

A todos los seguidores de gobiernos que fomentan la división y el odio contra sus semejantes, a estos engañados les escribo que tengan temor de Dios y se aparten de sus malas obras y malos caminos, de lo contrario la justicia de Dios actuando sobre ellos, no se hará esperar. No más recordemos a aquel que mantuvo un discurso de odio en su nación y fue exhortado por los profetas y no hizo caso, por lo cual ¿a dónde fue a parar el difundo presidente Chávez después de un largo y penoso padecimiento? La cosa no terminó allí sino que aquellos que se apartaron de Dios para obedecer fielmente las enseñanzas de división y odio y así lo practicaron por años, hoy día son los primeros en quienes ha llegado la hambruna por no disponer de ingresos para comprar alimentos a causa de la hiperinflación que ellos mismos produjeron en aquella nación.  Ahora lamentablemente están recogiendo lo que segaron.  Dios tenga misericordia de todos y sigamos orando por los perdidos para que también ellos tengan oportunidad de venir al arrepentimiento y conversión, y sean salvos por medio de Cristo, antes que se desate sobre la tierra la ira venidera de parte del Padre.

El que tiene ojos para leer e inteligencia espiritual para entender y discernir, entienda el mensaje.

Dios les bendiga.

1 COMMENT

Leave a Reply