¿DÓNDE ESTARÁN “LAS ALMAS” DE LAS 71 PERSONAS MUERTAS EN EL SINIESTRO...

¿DÓNDE ESTARÁN “LAS ALMAS” DE LAS 71 PERSONAS MUERTAS EN EL SINIESTRO DEL AVIÓN CON EL EQUIPO BRASILEÑO CHAPECOENSE?

Antes de escribir sobre el terrible accidente aéreo cerca de Medellín del avión que transportaba el equipo brasileño Chapecoense el cual dejó 71 muertos, rogué al Espíritu Santo me guiara a escribir sobre algo tan delicado y tan doloroso a la vez. Jóvenes deportistas llenos de orgullo iban a la competencia de la Copa Sudamericana. Sus cuerpos y mentes estaban llenas de vida como muchos creen, pero esto no es la vida. La vida eterna o la muerte eterna después que el cuerpo muere es algo muy significativo y muchos no hacen caso porque desde niños no son educados en el temor y obediencia a Dios y de tener a Cristo para salvación eterna..

Oración: “Padre, te pedimos por los familiares de todos estos difuntos para que encuentren la vida eterna en nuestro Señor.  Y que toques la vida de los que pudieron sobrevivir para que tú los transformes y hagas de ellos hombres y mujeres nuevos. Por Cristo nuestro Señor.”

Orar por los muertos como la religion enseña, no sirve de nada. Dios no va a perdonar a quien no quiso arrepentirse ni buscar al único SAlvador que Dios nos dio a todos.

Nosotros, los que conocemos lo que se mueve en lo espiritual, no podemos hacer otra cosa que lamentarnos inclusive más que los que han llorado por este lamentable hecho.

Nosotros lo sentimos aún más porque sabemos que los que murieron fueron los cuerpos de 71 personas, pero no así el espíritu que les daba la vida el cual regresa a Dios que es quien se los dio (Ecl 123:7).

Y el alma, pasa a cualquiera de estas dos situaciones: O suben y duerme plácidamente en el Paraiso de Dios los que hasta ese momento caminaron en la fe en Cristo, para ser despertados el día de la resurrección practicada por nuestro Salvador; o descienden al infierno pero no para dormir ni reposar sino para que sus almas entren en tormento y esto es muy doloroso, porque al cabo de un tiempo todo pasa y la memoria de esos difuntos aquí en la tierra es puesta en olvido, mientras que las almas de los que cayeron al infierno están viviendo una aterradora realidad que nadie puede ver para contar y tampoco hay letra en la biblia que nos diga que saldrán en breve. Todas las almas de aquel lugar comparecerán ante el trono blanco para el juicio cuando la muerte y el Hades entreguen los muertos que han tenido retenidos en el infierno, (Ap 20:13), hecho que ocurrirá en los días del fin.

       11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.

     12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritos en los libros, según sus obras. (Ap 20:11-12).

Pero la gente vive su vida, vive el presente, se goza de todo lo que tiene a su alcance y pocos cuidan su vida eterna a pesar que es tan fácil aceptar a Jesucristo como Salvador y retener su amor en nuestro corazón, mientras hacemos los quehaceres y responsabilidades que cada uno tiene en el ámbito donde se desempeña, teniendo amorosa comunion con él a través de nuestras alabanzas y oraciones.

He aquí ¿dónde estarán ahora las 71 almas cuyos cuerpos murieron en el terrible accidente aéreo, mientras aguardan la resurrección de los muertos para recibir cada uno su juicio?

Recordando que este juicio final ocurrirá en los días del fin de este mundo; Si la gente supiera la terrible sorpresa que tendrán muchos inconversos al encontrarse de repente en el infierno a partir del mismo instante en que mueren y el alma y el espíritu salen del cuerpo muerto, pondrían más atención en la gracia de salvación que nos da el Señor Jesucristo por encima de cualquier actividad que brinda reconocimiento, fama y dinero.

Una de las últimas imágenes: el equipo de Chapecoense antes de jugar contra San Lorenzo foto: AFP
Una de las últimas imágenes: el equipo de Chapecoense antes de jugar contra San Lorenzo foto: AFP
Ya hemos visto que nadie tiene un certificado de larga vida y que todos tenemos que procurar nuestra vida eterna desde el mismo momento en que nos hablan del Señor Jesucristo, no vaya a ser que al día siguiente de haber aceptado a Cristo ya tengamos la verdadera vida eterna para futuro disfrute en el reino de los cielos.

Paz a sus restos, es lo que la gente acostumbra a decir. Ciertamente el cuerpo vuelve al polvo, en cambio el día de la resurrección de los muertos en Cristo, recibiremos un cuerpo nuevo glorificado, sin corrupción, antes de nuestro encuentro con nuestro Señor en las nubes. (1 Co 15:51-54).

Ada Luz Camargo

La palabra de Dios, en la noticia

NO COMMENTS

Leave a Reply