ENCUENTRA LA RESPUESTA DE POR QUÉ DIOS NO TE HA HECHO RICO...

ENCUENTRA LA RESPUESTA DE POR QUÉ DIOS NO TE HA HECHO RICO A PESAR DE QUE DIEZMAS

Si a pesar de ser un ferviente creyente que ora y trata de agradarle a Dios; que incluso diezma y da ofrendas y todavía no has visto el desencadenamiento de las riquezas en tu vida conforme a la promesa de Dios en Malaquías 3:8-11.  Si deseas, puedes leer los versículos que son del antiguo testamento, tomando en consideración lo que el evangelio enseña acerca de las riquezas en MATEO 6:24.

Recuerde que cuando Jesús fue tentado después de ayunar 40 días y noches, recibió la OFERTA de Satanás quien le mostró REINOS Y RIQUEZAS con tal que el Señor se postrara y le adorara. He aquí sepan ahora que hay muchos cristianos ricos que al andar en excesos de lujos, andan similar o peor que los ricos del mundo que son hijos de Satanás. Es decir, hay todavía muchos líderes cristianos que sí están postrados delante de Satanás, aunque sus prédicas digan otra cosa. Y muy pocos son los que siguen el ejemplo de Jesús que vivió en humildad y sin ostentaciones. PERO EL DÍA DEL JUICIO DIOS HARÁ LAS AUDITORÍAS.

Y si pusiste los ojos en la promesa de Malaquías para recibir otro tanto de Dios y el Señor no ha cedido en tu propuesta de negociación parecido a un “dar-recibir”, tengo un mensaje para ti y para todos los que andan tras el cumplimiento de tal promesa de parte de Dios que está en Malaquías, de que le sean abiertas las puertas de la sobreabundancia de las riquezas, porque consciente o inconscientemente aman más al dinero que a Dios. Y todos ellos están dentro de la doctrina diabólica de la prosperidad.  

Esos líderes cristianos no es que estén siendo bendecidos por Dios, esa opulencia que muestran no viene de Jesucristo, sino que ARREBATAN las riquezas, para sustentar y hacer creíble el evangelio de la prosperidad en que andan cabalgando, hablando cosas que jamás nuestro Señor habló. Son un mal ejemplo, un mal testimonio para los verdaderos evangélicos que quieren imitar a Jesús.

Y resulta que aunque la promesa diga “y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (Malaquías 3:10), debes entender que también Dios ve otras cosas en tu corazón, que como padre amoroso y celoso que vela por sus hijos está en la obligación de estar vigilante qué hay en los corazones de sus hijos, porque si en los corazones hay codicia y amor por el dinero, no pensarás que el Dios Celoso que detesta al “dios dinero” te lo va a dar en abundancia para que tu alma se pierda y vayas al fuego eterno.

Entonces, nuevamente los que están con grandes riquezas y viven en COSTOSAS MANSIONES deben clamar a Dios para que sean guiados y reciban respuestas de lo que deben hacer con sus costosas pertenenencias ahora que en el tiempo cercano comience la hambruna en la tierra.

Amados: El dinero es el arma más peligrosa incluso en los hijos de Dios, pues, por un lado Dios “le pedirá más a quien más se le haya dado”, y por el otro lado, toda clase de esfuerzos y duros sacrificios que hicieron en la tierra, no tuvieron tiempo para alabar y glorificar a Dios poniendo por obra la obediencia de andar como el Señor anduvo,  es decir cambiaron al Dios verdadero por otro dios y en esto cayeron en idolatría. Ya saben a dónde van los distintos tipos de idólatras, incluyendo los que aman más al dinero que a Dios, aunque sus oraciones parezcan expresar otra cosa.

Antes de transcribir una escritura de Salmos que lo hago al final, voy a recordarles que estamos cercanos al tiempo del fin y que después que nuestro Señor Jesucristo venga a sacarnos del planeta antes que Satanás reciba la potestad sobre todos sus habitantes que serán dejados atrás por incrédulos que no creyeron en Cristo, antes que el anticristo y sus aliados destruyan todo, acontecerá que las casas y grandes mansiones quedarán vacías y peor aún, muchas destruidas por las guerras, y si los que las habitaban o los propietarios no murieron reteniendo la fe en Cristo y “muy arrepentidos de haber vivido una vida en opulencia distinto a como el Señor nos manda”, ellos descenderán al Seol o sea al infierno, porque es difícil para un rico así sea cristiano entrar al reino de los cielos. (Chequée y note que el joven rico de la biblia, era obediente a todos los mandamientos desde joven y por lo tanto era salvo, hasta que se negó a seguir a Jesús por amor a sus riquezas).  Todo líder cristiano que anda apertrechado de riquezas y mansiones, recuerde que debe andar más humilde, cercano como el Señor anduvo.

Dios nos recuerda todo esto respecto a nuestro orgullo en tener posesiones:

8 ¡Hay de los que juntan casa a casa, y añaden heredad a heredad hasta ocuparlo todo! ¿Habitareis vosotros solos en medio de la tierra?

9 Ha llegado a mis oídos de parte de Jehová de los ejércitos, que las muchas casas han de quedar asoladas, sin morador las grandes y hermosas.” (Isaías 5:8-9).

El Señor me ha guiado a escribir duramente sobre el tema del amor a las cosas materiales, pues no hay tiempo que perder y los creyentes deben saber LA VERDAD, para que reaccionen, se arrepientan, se conviertan a Cristo y entonces puedan estar confiados en que en vez de dejar las riquezas materiales en la tierra para que sean destruidas, más bien echemos mano de la vida eterna, usando buena parte de ellas para ser invertidas en el reino del Señor aquí en la tierra, porque allá arriba tendremos cosas mejores y grandes recompensas, verdaderos tesoros.

No te olvides la recomendación de Dios acerca de HACER TESOROS EN EL CIELO y no en la tierra, porque en toda riqueza que tengamos en la tierra, lamentablemente en ellos generalmente tendremos nuestros ojos y nuestro desvelo y no encontraremos la paz del Espíritu Santo por andar en la desobediencia de andar en contra de lo que dice el evangelio. 20 Sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. (Mt 6:20).

TUS INVERSIONES PARA EL FUTURO INMEDIATO Y CERCANO

¿Has pensado qué vas hacer con el dinero que tienes en el banco y con las propiedades que tienes a tu nombre, antes que esos inmuebles sean asolados por la ira de Dios y no haya en la tierra cómo disponer de éstos si no recibes en la frente o la mano derecha la marca maldita de la bestia, que al recibirla, te hará perder la salvación eterna y te hará merecedor del fuego eterno?

Meditando lo que has leído, espero que hayas entendido, que toda riqueza será destruida en la tierra y que en los días del fin la tierra quedará desolada y enteramente vacía.  

Siendo así, piensa desde ahora en los pobres, invierte en la predicación del evangelio Jesucristo dejó escrito y nunca un evangelio perverso de prosperidad, para que los muertos espirituales que aún no han venido a Cristo, al hacerlo, resuciten y tengan vida eterna; y usa tu dinero para agradar a Dios en vez de agradarte a ti mismo cuando lo ves aumentar por la plusvalía de tus posesiones, porque entonces ahí estará “tu tesoro” y con esto se te hará difícil entrar al reino de los cielos, porque nuestro contentamiento y todo lo primero deben estar consagrados a Dios.

Dios debe estar de primero en nuestras vidas, conociendo su palabra y poniéndola por obra, para que pueda cumplirse que le amamos, de lo contrario, si no obedecemos sus mandamientos y ordenanzas, de ninguna manera le amamos. 

Dios y las riquezas

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. (Mt 6:24). 

Entendamos, pues, que Dios no te ha hecho rico ni a tí ni a muchos, a pesar de que diezmas y das ofrendas, porque sabe que puedes perder tu alma. 

Y usted se preguntará: ¿Y por qué esos siervos de Dios andan viviendo en opulencia? y la respuesta es una sola: ANDAN EN DESOBEDIENCIA ANTE NUESTRO SEÑOR.

16 No temas cuando se enriquece alguno, cuando aumenta la gloria de su casa; 17 Porque cuando muera no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria. 18 Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma, y sea loado cuando prospere, 19 Entrará en la generación de sus padres, y nunca más verá la luz. 20 El hombre que está en honra y no entiende,  semejante es a las bestias que perecen. (Salmos. 49 completo más adelante).

Resultado de imagen para imagen de propiedades y riquezas

La insensatez de confiar en las riquezas

Salmos 49:1-20      Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Oíd esto, pueblos todos; Escuchad, habitantes todos del mundo,

Así los plebeyos como los nobles, el rico y el pobre juntamente.

Mi boca hablará sabiduría, y el pensamiento de mi corazón inteligencia.

Inclinaré al proverbio mi oído; declararé con el arpa mi enigma.

¿Por qué he de temer en los días de adversidad, cuando la iniquidad de mis opresores me rodeare?

Los que confían en sus bienes, y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan,

Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate

(Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás),

Para que viva en adelante para siempre, Y nunca vea corrupción.

10 Pues verá que aun los sabios mueren; Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio,
Y dejan a otros sus riquezas.

11 Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, Y sus habitaciones para generación y generación;
Dan sus nombres a sus tierras.

12 Mas el hombre no permanecerá en honra; Es semejante a las bestias que perecen.

13 Este su camino es locura; con todo, sus descendientes se complacen en el dicho de ellos.

14 Como a rebaños que son conducidos al Seol, La muerte los pastoreará, y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana; se consumirá su buen parecer, y el Seol será su morada.

15 Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol, porque él me tomará consigo. 

16 No temas cuando se enriquece alguno, cuando aumenta la gloria de su casa;

17 Porque cuando muera no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria.

18 Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma, y sea loado cuando prospere,

19 Entrará en la generación de sus padres, y nunca más verá la luz.

20 El hombre que está en honra y no entiende,  semejante es a las bestias que perecen.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply