SI HAS PUESTO TUS OJOS EN LAS RIQUEZAS ¿ NO SABES QUE...

SI HAS PUESTO TUS OJOS EN LAS RIQUEZAS ¿ NO SABES QUE TODAS LAS COSAS QUE HAY EN LA TIERRA VAN A SER FUNDIDAS POR EL FUEGO?

Todas las cosas van a ser fundidas por el fuego. 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. (2 Pedro 3:10).

El día que el Señor Jesucristo se aparezca en las nubes acompañado de sus ángeles que sonarán la trompeta, para iniciar el ascenso que nos pondrá frente al Señor en las nubes, evento denominado el rapto o arrebatamiento, antes que se inicie la ira de Dios, en esos momentos van a ocurrir dos situaciones y espero que usted comience a practicar lo correcto para estar dentro de la primera opción. Para estar en pie delante del Hijo del Hombre.

  1. Los que pusieron su primer amor sobre Cristo, es decir, los que le amaron por encima de todas las cosas, al verlo, saltarán de alegría. Ellos estarán seguros que se van con el Señor en esos momentos.
  1. Están los que compartieron al Señor con las cosas del mundo, incluyendo el amor a las riquezas y nunca el Señor pasó a ser lo primero en sus vidas. Estos no sentirán lo mismo, sino una terrible expectación de saber si el Señor ese día se los lleva a no. Porque escrito está: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mt 6:24). Usted tiene que revisar su relación con el Señor y además de tenerle como su salvador personal, tener una amistad y comunicación con él por medio de las oraciones y principalmente por la obediencia a su palabra. Si usted no obedece su palabra, aunque haga oraciones y diga que le ama, el Señor dice que quienes le aman son los que obedecen su palabra.

Sea nuestro Señor el primer amor, pese a cualquier tribulación de las tantas que nos tocará manejar antes que aparezca el Señor en las nubes para el rapto o arrebatamiento.  Noten que por encima de las obras que nos manda hacer, igual él debe estar siempre como lo primero.

3 Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. (Ap 2:3-5).

Pero además, ese día que suene la trompeta, en esos minutos no pongas tu corazón en las cosas que se van a quedar.

¿Un reloj costoso, anillos o pulseras?

¿Una casa lindamente amoblada?

¿El carro que acababas de comprar?

¿Tú cónyuge?

¿Un hijo o hija?

¿La empresa que tienes?

Resultado de imagen para imagen de joyas de oro

Y si crees que algo te puede saltar al pensamiento en esos momentos y específicamente “joyas y otras reliquias de valor”, vende antes ese bien y dalo a los necesitados: Haz bolsas de comidas y dala a los hambrientos. Recordemos que viene una época de hambruna en la tierra. “Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario” (Ap 6:6).

Y que para esperar en paz a Cristo debemos estar atentos de cumplir su palabra, de vivir por fe por medio de sus promesas. Sabiendo que “los justos estarán saciados en los días de hambre” (Sal 37:19), entonces de lo que Dios nos dé a nosotros debemos compartir el pan o las demás cosas que tengamos con los necesitados. 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; 36 Estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.” (Mt 25:35-36).

Haciendo buenas obras y viviendo “sin Cristo”, no sirve

Si hacemos buenas obras y no tenemos a Cristo igual no somos salvos, porque por encima de todas las cosas debemos tener a Cristo, quien nos presenta ante al Padre. “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn 14:6).

Él debe ser nuestro primer amor, por encima de las demás cosas. Y después del primer amor a Dios, entonces de segundo amar al prójimo.

No dice Dios que amemos a las cosas, al dinero y toda la vanidad del mundo, porque éstas lo que hacen es apartarte de Dios. Te hacen idólatra, y ningún idólatra entrará al reino de los cielos.

También puedes leer:   

SI TODAVÍA NO ESTÁS EN CRISTO ES DE VIDA O MUERTE QUE LEAS ESTO Y LO COMPARTAS

NO COMMENTS

Leave a Reply