ADVERTENCIA A LOS QUE MATAN EN VENEZUELA Y RESTO DEL MUNDO: CON...

ADVERTENCIA A LOS QUE MATAN EN VENEZUELA Y RESTO DEL MUNDO: CON LA MISMA VARA QUE MIDEN SERÁN MEDIDOS

El rostro ensangrentado de Oscar Pérez un venezolano que se alzó contra el régimen, el día 15 de enero, mientras pedía rendirse y entregarse no lo hicieron, porque la orden era acribillarle en un ataque desproporcionado. "Señor, perdónales, porque no saben lo que hacen" fue la expresión santa y amorosa de Jesús en su dura agonía.

En el vídeo de cuya noticia hacemos enlace, se escucha a uno de sus compañeros heridos que clama: “ALABADO SEAS, SEÑOR, MI REY” refiriéndose a Jesucristo, el único nombre que podemos clamar en la tierra para que nuestra alma sea salva.

En sus pocas apariciones, el líder hacía hincapié que eran personas que buscaban la justicia y andaban con Dios. Y sabemos que Dios no desprecia a un corazón contrito y humillado en medio de una tribulación. Su cuerpo acribillado y el de sus compañeros quedaron aquí en la tierra, pero las almas de los que invocaron a Jesucristo están en el reposo y gozo del Señor. “Porque todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo.” (Romanos 10:13).

Ayer, tristemente el mal que caracteriza al gobierno de Venezuela se hace de otra(s) víctima(s), otro padre de familia que deja esposa e hijos, y aunque se rindió y pidió clemencia para ser puesto bajo las rejas de una cárcel y así continuar viendo a sus hijos, lo que hicieron fue acribillarlo. 

Esto nos debe dejar estas reflexiones, que con la misma vara que medimos, seremos medidos y esto debe saberlo la humanidad.

        2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. (Mateo 7:2).

El gobierno siempre juzga injustamente y ve maldad en los otros, tildándoles de toda clase de adjetivos despreciativos y no ve la viga que tiene cada uno.

       3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? (Mateo 7:3).

Si quieres leer y ver el VÍDEO:   Venezuela confirma la muerte del piloto rebelde Óscar Pérez en la operación de ayer

!Todos vengan en arrepentimiento!

Ustedes policías,  que obedecen la orden de ir a matar a sus semejantes ¿nunca les enseñaron la prohibición de Dios de no matar a su prójimo, así reciban instrucción de un jefe? Es justicia divina prender al infractor y meterle en la cárcel y juzgarle con justicia y temor de Dios, que darle muerte a no ser que sea por legítima defensa.

¡No ejecutes la orden recibida de matar a tus semejantes, porque con cobardía quedas bien delante de tu jefe, pero tu alma puede ir por la eternidad al fuego eterno si antes de morir no te arrepientes y ni siquiera sepas a quien clamar porque anduviste apartado de Dios, yendo en pos de otros dioses que no oyen ni dan la salvación.

Arrepiéntanse mientras vivan. Busquen al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, para que también Dios tenga misericordia de ustedes en el día malo que está decretado,  a ver si algunos salvan sus almas para vida eterna en vez de muerte eterna en el fuego eterno.

Y en cuanto al alto gobierno, arrepiéntanse y no mueran sin arrepentimiento, pues, por muchos años reinaron y usaron todo el dinero de la nación para financiar el mal y el terror, para poner de rodillas al pueblo por medio de la opresión, violencia y hambruna, pero allá abajo a donde van las almas de los homicidas que odiaron a sus semejantes y no se arrepintieron antes, lo que hay es fuego y gusanos, por los siglos de los siglos. No existe en el infierno dinero ni posesiones,  ni tráfico de influencia, sino tormento y fuego consumidor. Arrepiéntanse y salven la vida eterna de cada uno.

¡Arrepiéntanse gente del gobierno y fuerzas policiales! Aún los pecados más horribles, Jesucristo puede perdonar de ustedes, si vienen con un corazón contrito y humillado. ¡Háganlo antes que sea tarde!

Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor, porque escrito está: “28  Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar, temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” (Mateo 10:28).

NO COMMENTS

Leave a Reply