PREPARARNOS PARA LA VENIDA DE CRISTO REQUIERE VELAR Y ORAR

PREPARARNOS PARA LA VENIDA DE CRISTO REQUIERE VELAR Y ORAR

Estar inmersos en dispositivos tales como la TV, el celular y las tablets usándolas para ver cosas mundanas, nos apartan de Dios y nos ROBAN el tiempo para comparecer ante Dios a diario por medio de la oración. Velar correctamente, teniendo a Dios como lo primero por encima de todas las cosas del mundo, es la actitud correcta para esperar a Cristo, teniendo más contacto diario con el Señor a través de nuestras oraciones.
 36  Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. (Lucas 21:36).

VELAR, en no apartarnos de la obediencia de la palabra, pese a cualquier circunstancia o tribulación venidera y que sea el Señor lo primero en nuestras vidas es la actitud espiritual correcta para esperar la venida del Señor Jesucristo en las nubes con sus ángeles y toda su gloria ¡Este debe ser el principal enfoque de todo cristiano!

ORAR, al levantarnos o cualquier hora del día es necesario hacerlo para tener una continua amistad o relación con Dios, por ser este tiempo en que estamos el que requiere de una buena relación con el Señor, hasta que él venga y nos lleve a su reino antes que la ira de Dios se desate hasta llevar a cabo el fin del mundo. Si la gente inconversa supiera cuán cerca está este evento, se apartaría de los deleites del mundo y correría a salvarse a sí mismo y su familia, viniendo a Cristo, el único nombre dado por Dios a los hombres en el cual podemos ser salvos el cual es nuestro Señor Jesucristo.

Nunca jamás descuidarnos como las vírgenes insensatas de la parábola de las diez vírgenes, que por descuidadas en la oración o el clamor al Señor o tal vez tampoco anduvieron en la santidad necesaria para el evento que esperaban, este grave descuido les ocasionó que se quedaran. No así las vírgenes prudentes que al velar eligieron caminar en el espíritu, apartadas de todo mal hasta que el novio llegó y esa mitad del grupo (50%) pudo irse con el Señor por andar en el camino con obediencia.  Puedes leer:  Parábola de las diez vírgenes

Parecido a esta parábola tenemos que andar los cristianos: Orando y velando. Además debemos recordar que no hay condenación para los que andamos en Cristo, pero hay que tener claro que es para aquellos que no andan conforme a la carne, sino  “conforme al Espíritu” (Ro 8:1).

También puedes leer:  EL ANUNCIO DE QUE SOLO EL 50% DE LOS CRISTIANOS SE VAN EN EL RAPTO O ARREBATAMIENTO ES UNA ADVERTENCIA PARA QUE NO NOS DURMAMOS

 

 

NO COMMENTS

Leave a Reply