ABOMINABLE APOSTASIA ES RECHAZAR LA EXISTENCIA DEL INFIERNO

ABOMINABLE APOSTASIA ES RECHAZAR LA EXISTENCIA DEL INFIERNO

“39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. (Juan 5:39”). Esta instrucción mandó Dios a los creyentes para que no fueran engañados, pero resulta que la religión, “tan astuta y mentirosa como la serpiente antigua”, se adelantó a enseñar cosas muy peligrosas infringiendo la verdad de la palabra de Dios, usando doctrinas de hombres que atentan contra la salvación de las almas que nieguen la existencia del infierno. ¡Pero usted: Crea solamente en Jesucristo, siga la verdad y aprópiese de ella para que no sea engañado por líderes en este tiempo peligroso de aumento desvergonzado de la apostasía! Señores: Sí ha existido desde siempre el INFIERNO y es un horrendo lugar, como cárceles de oscuridad, donde son retenidos los pecadores hasta el día del juicio en el trono blanco. Es un lugar oscuro, de tormento y fuego.

Por lo tanto para las religiones que enseñan la inexistencia o ciertas dudas sobre el infierno y del lago que arde con fuego y azufre, no voy hacer una exposición amplia para que no los canse al leerla, pero si voy a transcribir algunos versículos que deben retener, para no ser engañados. Si usted es cristiano, comparta esto con quienes no están todavía en la verdad para que ellos como incrédulos reaccionen y corran a salvarse por medio de Cristo. Cuando yo me convertí del catolicismo a Cristo, al saber la verdad, “me dio espanto” saber que existía el infierno de fuego y no el purgatorio que como ciega de la verdad me tenía atada al pecado, creyendo y confiando en el falso purgatorio.

Mateo 5:29-30 – RVR 1960

Lea como aparece claramente la confirmación del infierno:

29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échale de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

Señores: El infierno no es una figura mental ni una situación que vivamos en la tierra como castigo por la desobediencia e incredulidad que además elimine nuestros pecados, como lo hace ver una de las noticias que publicamos abajo que refiere que Juan Pablo II rechazó abiertamente el infierno.

El infierno sí existe, es un lugar en físico. Sus celdas son como cárceles o prisiones de oscuridad, como está escrito: “4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio.” (2 Pedro 2:4).

Quiere decir, que los pecadores que no se arrepintieron para ser salvos,  y murieron en esas condiciones, están todos en el infierno, reservados para el juicio cuyas resultas ocurrirán ante el trono blanco, delante del cual compareceremos todos los muertos ya resucitados, el día del fin establecido para tal acontecimiento, que cada vez está más cerca.  Puedes leer:  El juicio ante el trono blanco.

Otro versículo que confirma claramente la existencia del fuego eterno y describe el nombre de los pecados, entre los que cuentan LOS INCRÉDULOS, es decir los que no creen en Jesucristo o no creen en el fuego eterno, ellos son incrédulos.

8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8).

Precisamente los incrédulos acerca del la existencia del infierno están en la lista de los que irán al lago que arde con fuego y azufre. Ponga atención a todo esto y sálgase de la peligrosa mentira.

Amados de cualquier religión: Cristo viene.

Busquen la verdad de la salvación que solamente está en Cristo . 39  Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí.  (Juan 5:39”).  RVR 1960.

16 Toda Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.  (2 Timoteo 3:16).

Si te interesa, puedes leer este contenido al final acerca de que Juan Pablo II tampoco creyó en el infierno, pero ahora después de haber leído varios escritos,  (escribo yo),  existen dudas si el Papa Francisco también niega el infierno, porque sabemos que si lo hubiere afirmado, como jefe de estado o rey de una nación, como lo es la Ciudad del Vaticano, tiene un equipo preparado que sale a desmentir y corregir todo lo que empañe su imagen. Y esto existe también en las demás naciones. Pero de todas maneras, sabremos la verdad, porque bíblicamente hemos sido enseñados: “por sus frutos los conoceréis”; pero además un dicho popular dice: “cuando el río suena, es porque trae piedras”.

Y Jesucristo dijo: VELAD Y ORAD, refiriéndose a tantas tentaciones, incluyendo la de caer en la incredulidad del fuego eterno, del cuál él mismo nos salvó, cuando padeció y murió en aquella cruz, derramando toda su sangre, precisamente para lavar nuestros pecados y que nadie vaya  a aquel lugar espantoso de fuego y tormento como lo es EL INFIERNO.

Siendo que desde el mismo papado de Roma algunos se han pronunciado acerca del infierno conforme a sus doctrinas diabólicas, entonces que se manifiesten todos de una buena vez para saber quienes son en verdad, los incrédulos y apóstatas. Pero el que lee, entienda lo que el Espíritu dice a la iglesia santa que cree solamente en la verdad de Cristo. No puede pretenderse usarse hipócritamente el nombre de Cristo y paralelamente negar el infierno que él dejó en su palabra. Jesucristo vino precisamente para salvarnos del fuego eterno, vino para que tuviéramos la vida eterna.

Puedes leer:   Polémica por una entrevista al papa Francisco: “El infierno no existe”

También lee:   Los Papas Juan Pablo II y Francisco niegan el infierno como un lugar físico. Benedicto XVI afirma lo contrario.

 

 

 

 

 

NO COMMENTS

Leave a Reply