“CUANDO ME VEAS LLORA” ESCRITURA SOBRE UNA PIEDRA ANUNCIANDO LA SEQUÍA

“CUANDO ME VEAS LLORA” ESCRITURA SOBRE UNA PIEDRA ANUNCIANDO LA SEQUÍA

Es el título en una de las piedras del hambre de la Europa Central cuyo nivel de agua que las cubría ya no está más. Pero aliéntense los que están en Cristo porque en el reino adonde nos llevará Cristo, no hay sequía sino abundancia de agua y de todas las cosas, como está escrito: “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. (Ap 22:1).

Amados, el “AGUA” se estará acabando progresivamente aquí en la tierra y creo que si usted no ha venido a Cristo lo menos que querrá es que sus hijos mueran de hambruna y sed.

En los juicios catastróficos de la gran tribulación cuya venida de Cristo es para apartarnos de estos juicios,  LEA Y ENTÉRESE AQUÍ que primero serán impactadas la tercera parte de las cuencas de los ríos del planeta a causa de la caída de una estrella llamada Ajenjo.

No es nuevo ver que con frecuencia tenemos noticias de ríos y lagos que se están secando y otros inician el mismo camino en muchos lugares; lo peor está por venir y solamente Cristo es nuestro Salvador sacándonos del planeta antes que Satanás gobierne.

Arriba en el reino de los cielos nos aguarda este sorprendente río de agua de vida que ya leyeron arriba, cuya cuenca sale del trono de Dios, como una de las tantas maravillas que Dios ha preparado en Su ciudad santa la nueva Jerusalén, adonde seremos introducidos los que creen en Cristo y aguardan en fe, unidos a él por medio de nuestras oraciones y súplicas, guardando y creyendo en las cosas que nos dejó escritas. Recuerde: Si usted no cree en la resurrección, por ejemplo, usted no es salvo, por incrédulo, pero el que cree, será salvo.

Tienen que saber que los que se queden para la gran tribulación, morirán de hambruna, sequía y por el fuego de los meteoritos que caerán sobre la tierra, que el versículo siguiente lo define como que “y el sol no caerá más sobre ellos.” Cuando estos eventos sucedan después del rapto, todo aquel que reciba a Cristo en sus penurias, será salvo, porque “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.  Aquellos que en medio de la gran tribulación invoquen al Señor, aunque mueran serán resucitados para salvación eterna.

Por la dureza de las penurias que tendrán que soportar durante la gran tribulación, es que son consolados a su arribo al cielo, luego de la resurrección. El Señor les consolará, pero lea las causales de muerte en aquella primera etapa de la gran tribulación, que incluye sed.

16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno;   17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. (Ap 7:16-17).

Cuando se refiere a que el sol no caerá más sobre ellos, se refiere a fuego consumidor.

Esta verdad de que además Dios es fuego consumidor a nadie le gusta oírla y menos leerla, porque muchos se acostumbraron solamente al DIOS DE AMOR como justificativo para no creer las otras cosas que están escritas y sin darse cuentas pueden caer en la incredulidad, porque el mismo Dios que nos da salvación por medio del Hijo, ha creado también el infierno y el lago que arde con fuego y azufre, este último para el juicio final, para los incrédulos que desobedecieron y se opusieron a su verdad y murieron en tales circunstancias.

Satanás le hizo perder el temor de Eva hacia Dios, diciéndole: “No morirás”. De la misma manera hay muchos cristianos que no creen que además de Dios de amor es también fuego consumidor. Hay que retener estas dos verdades y no caer en incredulidad.

El amor de Dios va más allá  y está inclusive presente dentro de los juicios, esperando que se arrepientan y le den la gloria a Dios.

No espere ser salvo por medio del mecanismo de los duros juicios que incluirán hambruna, sequía y fuego consumidor. Acepte ahora mismo a Jesucristo como su único salvador. Lea el evangelio y guarde las cosas que se encuentran escritas. Haga oraciones al Señor no de manera casual de vez en cuando sino diariamente.

¡Renuncie a estas penurias y tormentos preparándose para irse con Cristo en el rapto o arrebatamiento! Por su gracia somos salvos!!

Lea además,  cuando cesen totalmente las aguas de los ríos en el planeta.

Detalles de la noticia: “Cuando me veas, llora”: La sequía hace aflorar las antiguas ‘piedras del hambre’ en Europa Central”, si estás interesado, lee.

Dios te bendiga, porque él es bueno.  Diariamente tenemos el aire y el oxígeno que nos da la vida y no pagamos una factura por esos servicios porque son bendiciones básicas que Dios nos da a todos incluyendo que diariamente y sin demora alguna el sol hace su recorrido, sin el cual no habría vida en la tierra. Hay grandes bendiciones para los que se hacen hijos de Dios por medio de Cristo y andan en obediencia.

 

 

 

 

 

 

NO COMMENTS

Leave a Reply