LA TRIBULACIÓN QUE SUCEDERÁ EN VENEZUELA ANTES DEL RAPTO

LA TRIBULACIÓN QUE SUCEDERÁ EN VENEZUELA ANTES DEL RAPTO

“6 Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra. 7 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.” (Sal 46:6-7). ¡Bendito sea tu Santo nombre, Señor!

No ande mudándose de un país para otro, tratando de escapar de Dios, porque estos juicios de los siete sellos de Apocalipsis, son para TODAS las naciones del planeta. Usted no tendrá donde esconderse. Súbase desde ahora a la Roca de la salvación, que es solamente Jesucristo.

Ni si quiera la naturaleza misma puede levantarse sin permiso de Dios para actuar, sin antes recibir la voz del Todopoderoso con las instrucciones de lo que tanto el viento o el mar deban hacer en las naciones, bendiciéndolas inmerecidamente a causa de Sus misericordias o afligiéndolas por sus pecados.

Tenemos que saber los eventos que vendrán a causa del crecimiento del pecado en el mundo. El Señor dejó claramente anunciadas las cosas que van a suceder antes de su venida sobre las nubes, pero a la vez tiene sus promesas consoladoras y de resguardo para los que se arrepienten, le temen y guardan su palabra.

Amados, nosotros estamos cercanos al tiempo del fin y dentro de éste está pautada la venida del Señor para el evento glorioso del rapto o arrebatamiento, apareciéndose sobre las nubes, acompañado de sus ángeles, sacándonos del planeta tierra antes que se inicie la ira de Dios sobre la tierra.

Pero hay unos acontecimientos que deben darse antes que el Señor venga. La biblia misma dice los acontecimientos que sucederán ANTES.

La venida del Hijo del Hombre

25 Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;

26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

27 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.  (Lucas 21:25-27).

Para que sucedan los tsunamis anunciados en el versículo anterior, primeramente ocurrirá el gran terremoto que hará que las aguas del mar se vuelvan destructoras: “12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre.” (Ap 6:12).

Durante la conmoción de las potencias de los cielos y la caída de las estrellas (meteoritos), la iglesia santa de Cristo no estará más en la tierra:

 Las potencias de los cielos serán conmovidas debido a la caída de meteoritos, como está escrito:  “13 Y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.” (Ap 6:13).

Es decir, la iglesia debe ser tomada en los eventos de Apocalipsis 12:6,  cuando haya ocurrido el gran terremoto y estén sucediendo los bramidos del mar a causa de los tsunamis destructivos, a partir de esas horas siguientes debería suceder el rapto.  “28 Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” (Lc 21:28).

Y si somos inundados de agua, roguemos al Señor que nuestra fe aumente a niveles que podamos caminar sobre las aguas como lo hizo nuestro Señor.

En la visión en sueño dada a esta vasija de parte del Señor el día 2 de Julio del 2016, tocante a Venezuela, yo veía que el mar había inundado el puerto de la Guaira incluso el Aeropuerto internacional de Maiquetía. Estos estaban debajo de las aguas y no fueron hallados.

Entiendan los venezolanos que todavía no se han arrepentido, que deben hacerlo ahora, porque serán días muy duros que solamente los que vivan por fe, aferrados a las promesas de Dios, podrán entender y esperarán seguros a su Salvador.

Seguidamente en la misma visión del año 2016, el Señor me llevó a un monte alto en Caracas y desde allí me hizo ver cómo quedará la ciudad de Caracas. Yo duré mucho tiempo orando a Dios de qué manera entraría el agua a Caracas viéndola tan inundada a tal nivel que el agua llegaba como hasta un primer o segundo piso de un edificio, y Dios me respondió posteriormente por medio de su palabra. Y es que todo monte y toda isla van a ser removidos de su lugar, (Ap 6:14), y entonces el cerro del Ávila, al cual le cambiaron el nombre, también será rebanado y aplanado con el gran terremoto y por allí entrará el agua del mar y hará gran inundación en la capital venezolana. Estos sucesos ocurrirán en las horas o días antes del rapto, durante o después. Recuerden que el Señor en este tiempo del fin va enseñando detalles a medida que se acerca el tiempo. Porque no hará nada el Señor si antes no lo comunica por medio de sus profetas.

Oración intercesora:

“Padre, Bendito eres y tú creaste todas las cosas y eres el dueño de todas ellas y del hombre. Toda alma te pertenece, Señor. A tí clamo, oh Padre, para pedirte que sea muy grande el remanente que tú prepararás en Venezuela, incluyendo a grandes estafadores, porque dura será la aflicción que pondrás sobre ellos, los que corrieron tras toda clase de oportunidades de negocios en medio de la escasez y dificultad. Ellos en su viveza para el mal, se hicieron “intermediadores” que se lucraron cobrando grandes sumas, vendiendo el producto final de manera encarecida, sin tener misericordia de nadie, más apenas tenían cuidado de enriquecerse.

Por aquellos que tuvieron empresas de “maletín” y con sus astucias sacaron millones de dólares y desfalcaron la nación, genera Oh Dios, arrepentimiento en cada uno de ellos cuando la tribulación llegue a sus bolsillos, porque tú dijiste: “¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis. (Lc 6:25).

Usando Tú palabra enviada por nuestro Señor Jesucristo cuando dijo de parte Tuya: “17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” (Jn 3:17).

Te ruego todas estas cosas, Oh Dios, que los traigas al arrepentimiento profundo y luego los uses como siervos tuyos. En en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

NO COMMENTS

Leave a Reply