NO TEMER ANTE LOS SUCESOS QUE OCURRIRÁN ANTES DE LA VENIDA DE...

NO TEMER ANTE LOS SUCESOS QUE OCURRIRÁN ANTES DE LA VENIDA DE CRISTO SINO PERMANECER EN LA PAZ Y AMOR DEL ESPIRITU SANTO

37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. (Mt 24:37-39).

A muchas personas no les gusta leer ni enterarse de las cosas que están escritas en la biblia y que van a suceder en los próximos años venideros, a pesar de que Dios mandó a escudriñar la Escritura. Dios no oculta nada sino que tiene la verdad en la biblia y además habla constantemente por medio de sus profetas. El problema de muchos es que ni quieren leer la verdad de la biblia ni oír a sus profetas. ¿Podrán en medio de ese desconocimiento resistir lo que viene al mundo a causa de las profecías que deben cumplirse?

En los días de Noé tampoco querían oír al siervo de Dios.  Ahora muchos andan en un temor carnal y no en la paz del Espíritu Santo, porque rechazan la verdad y por esto no les gusta saber las profecías fuertes que deben cumplirse antes de la venida de Cristo junto a su salvación, porque entran en pánico y solamente quieren saber del “Dios amoroso y religioso que han concebido en sus corazones” como pretexto para seguir en el pecado y no enterarse de la verdad, ni mucho menos retener el amor de Dios que nos viene dado por medio de Cristo.

No debe haber lugar a temor, sino estar en Cristo. El Señor nos dice que su perfecto amor echa fuera todo temor. Leamos: 18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” (1 Jn 4:18).

¿Qué cosas nos tocará ver antes de la venida de nuestro Señor que la gente carnal no quiere saber de esto, si Noé también les predicaba a los antiguos que subieran a la barca porque iba a haber un diluvio que destruiría el mundo?

Esta verdad, tienen que saberla. Que también este mundo pronto va a tener un fin, a causa del aumento del pecado en todas sus expresiones. Por causa del pecado fueron destruidas las ciudades de Sodoma y Gomorra; por la misma razón Dios destruyó el mundo en un diluvio y esta tierra en que vivimos ahora, de ella no habrá más memoria a partir del fin, porque la tierra va a ser enteramente vaciada. 17 Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.” (Isaías 65:17).

Antes del fin del mundo, primeramente habrá una tribulación en la tierra recogida en los sellos del libro de Apocalipsis capítulo 6, que persigue que la gente que aún no ha buscado a su salvador se arrepienta y reciba a Cristo para que sea salva. ¿No es amoroso Dios?

Esa tribulación constará de hambruna a causa del alto costo de los alimentos parecido a lo que ocurre en Venezuela, guerras y consecuentemente mortandad mundial, un gran terremoto, un meteorito a causa de la profecía de que las potencias de los cielos serán conmovidas y tsunamis con ruidos parecidos al bramido de las olas del mar cumpliéndose que habrá señales arriba en el cielo y abajo en la tierra. Tenga por seguro que con estas cosas el hombre pecador que buscare a Dios, se salvará. “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” Y los que estén en la fe de Cristo perfeccionarán su relación con el Señor y aumentarán su fe en aquellos días, porque entenderán que solamente él nos salvará.

Después que ocurran estas cosas, no ha revelado el Señor el intervalo de tiempo en que sucederá la señal de que “el sol se oscurecerá como tela de cilicio y la luna no dará su resplandor o se volverá roja como sangre”. Cuando estas cosas sucedan, a continuación de esto aparecerá la señal de nuestro señor en las nubes con sus ángeles que sonarán la trompeta.

Como está escrito:

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra.  (Mt 24:30).

¿No te gusta saber nada de esto, debido a que tenías propósitos de crecimiento en tu empresa o negocio o quizás pensabas hacer un postgrado universitario, viajar y vacacionar mucho, montar más sucursales de tu empresa o eres de los que quieres ahorrar y comprar tu vivienda e ir en pos de más logros?

A los que piensan así les escribo, que primeramente busquen el reino de Dios y su justicia. Que primero adquieran la verdad de la palabra que nos dejó el Señor, para que no sean engañados por los falsos profetas que estarán a la orden del día, y no sepan qué hacer en aquellos días de tribulación. El Señor quiere que todos sepan la verdad, que aunque vendrá una tribulación en las naciones, Dios tiene control de todo y los justos podrán vivir en la paz del Espíritu Santo pese a la tribulación de aquellos días.

Dios es inmensamente misericordioso y por ello además de todas las bendiciones que nos da diariamente, dejó su escritura para escudriñarla y tener dominio de la verdad que incluye el fin del mundo a causa del pecado, pero que no quiere Dios que ninguna alma se pierda sino que todos vengan al arrepentimiento y se salven por medio del Hijo. Pero que antes que se inicie la gran tribulación vendrá nuestro Señor a buscarnos a los que hemos creído y guardado su palabra. La gran tribulación es un período que vendrá después de la tribulación que nos tocará vivir. Esta oportunidad de salvación que nos dejó el Señor en que se aparecerá en las nubes con sus ángeles para iniciar el ascenso de los que le esperan en fe, se llama el rapto o arrebatamiento y ocurrirá dentro del tiempo de la tribulación y todos tenemos que prepararnos y conocer los detalles para bien de vosotros mismos y de vuestras familias.

!Hay que ir en pos de la verdad y el amor de Cristo y no es para entrar en temor porque su propósito es salvarnos!

No debe haber temor, porque el temor es un pecado, al no permitirnos confiar en el amor de Dios. El que teme no ha conocido aún a Dios junto a su amor y misericordia, hacia los que han creído. Los pecadores que eran exhortados en la época de Noé tampoco creían que vendría el fin del mundo en que vivieron, hasta que vino el día y no hubo salvación para ellos y así está también escrito que sucederá en este siglo con los inconversos. Pero tú, que lees esto, tienes oportunidad de creer. Cree en Jesucristo y serás salvo tú y toda tu casa.

Por lo tanto:

33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. (Mateo 24:33).

¿Hacia dónde nos introducirá nuestro Señor Jesucristo después que realice el rapto o arrebatamiento?

Todas nuestras cosas materiales por las que luchamos en la tierra y nos parecía lo mejor, todo se quedará para destrucción. He aquí la importancia de que no te duermas conquistando cosas del mundo y venga aquel día y ya no puedas hacer nada. Pon a Jesucristo y su palabra como lo primero en tu vida. Vela en el cumplimiento de la verdad de Cristo y haz oraciones.

Lee aquí las características de la lujosa ciudad a donde nos introducirá el Señor, construida de piedras preciosas.

Lee también el juicio para los que rechazan a Cristo, los incrédulos y resto de pecadores:

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Ap 21:8).

Ahora que has leído, entenderás por qué el Señor tiene millones de atalayas en toda la tierra enseñando que solo en Cristo hay salvación y que no nos ha dado Dios ningún otro nombre en la tierra en el cual la humanidad será salva, sino solamente el nombre de Jesucristo.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply