Viernes, Agosto 17, 2018
Consecuencias de la desobediencia a Dios

En visión en sueño ocurrida en el mes de marzo 2017, el señor me habló de esta manera que lo establece Su palabra: “6 Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él.” (Nm 12:6).

Y el Señor me entregó este mensaje para los predicadores del evangelio de la prosperidad y las riquezas, que no es otra cosa que la práctica de la MENTIRA y la CODICIA por el dinero, usando su evangelio. Sea difundido  este mensaje ampliamente.

Y el Señor me mostró que los iba a empobrecer y les iba hacer pasar por muchas pruebas que incluirá la falta de dinero y quitará su rostro de delante de ellos y no los oirá y también les quitará su candelero, es decir la iglesia. Y enloquecerán parecido a lo que le pasó al rey Saúl, que andando perdido sin respuesta de Dios, ante su angustia fue a consultar a una adivina para que le ayudara en el problema porque Dios no le escuchaba más, pues, había quitado su rostro de él.

En la visión, el Señor me mostró a la esposa de un pastor de los que se hacen llamar apóstol y ella estaba consultando a los adivinos porque les estaba yendo tan mal económicamente que no entendían cuál era la razón, porque ya Dios no les respondía. En la misma visión yo vi salir del lugar al apóstol que tanto él como su esposa fueron a consultar a un adivino. Puedes leer: “Saúl y la adivina de Endor”. 

Después de la visión, oré por esos siervos de Dios y pensé que era algo que particularmente les estaba sucediendo a esos pastores, pero posteriormente el Señor me reveló que la visión era para que escribiera y exhortara a esos predicadores del evangelio de prosperidad que están en todo el mundo.

Arrepentimiento:

Y acontecerá que si se arrepienten del mal que hacen y predican la verdad  del evangelio dejado por nuestro Señor, entonces él se arrepentirá del mal que les anuncia.

En el mismo momento el Señor me mostró la siguiente advertencia acerca de mi obligación de exhortarles.

El Señor me recordó mi obligación como Atalaya:

Ezequiel 3:17-19Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.

18 Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.

19 Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma.

Publicación y divulgación de esta noticia con la exhortación:

Pase esta noticia a todos los predicadores, para que el mensaje llegue a los que andan en pecado, por predicar un evangelio distinto al que dejó nuestro Señor.
¡Sea Dios nuestro temor!

 

 

“Pronto comenzarán mis juicios sobre la tierra” fue la voz de Dios que oí el día 22 de noviembre del 2016, en horas de la madrugada mientras dormía. Al final de este escrito está un vídeo donde el Señor confirma que efectivamente vienen sus juicios sobre la tierra.

Y así dice la palabra de Dios cuando habla a alguien a través de sueño. 6 Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él.”  (Nm 12:6).

Al oír Su voz me desperté y comencé a clamar. ¿Cuáles juicios, Señor? Y en todo momento lo que Dios me revelaba era tocante a los Estados Unidos.

Y vino a mi palabra de Jehová, diciendo: ¿No ves acaso el camino de perdición hacia dónde camina la gente? ¿Crees que no los voy a detener y se van a arrepentir por las cosas abominables que practican, las cuales aborrezco?

Y así está escrito que ocurrirá al planeta y sus moradores por la perversión moral presente en la tierra.

         4 Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra.

        5 Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno.

      6 Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres. (Isaías 24:4-6).

Y se refiere el Señor en estos momentos a la perdición moral de las naciones no solo por la libertad en la homosexualidad, el pecado sexual bajo la figura de incesto donde algunos padres tienen relaciones con hijos o relaciones sexuales con animales, sino además la manera progresiva como avanzan los abortos.

Por la despenalización de la eutanasia a niveles que hasta en alguna nación los sanos que no encuentran ningún contentamiento en vivir, pueden decidir ponerle fin a sus vidas así estén gozando de salud. En otra nación, si una madre está embarazada de gemelos, puede decidir expulsar uno y retener en su vientre al otro; es una de las peores abominaciones.

Hay además muchas cosas aborrecibles que la gente está practicando como la pornografía entre adultos y la peor de todas cuando son usados niños inocentes.

Está asimismo el hecho de muchos gobiernos débiles que están nacionalizando el consumo de marihuana, como un paso para que sus nacionales entren en el consumo de drogas peores y más destructivas, sin dejar por fuera la idolatría religiosa que consiste de tener como ídolos a imágenes que no hablan, ni caminan, ni oyen, ni hablan y desprecian al que hizo los cielos y la tierra. Por todas estas cosas y resto del pecado del mundo, Dios enviará juicios a la tierra.

Ya hemos visto terremotos destructivos en las naciones, tsunamis, inundaciones, sequías, heladas, caída de la economía y más quebrantos en las naciones. Pero viene un período de juicios que cada nación recibirá los suyos según el tipo de maldad que hacen.

¿Y por qué Estados Unidos, Señor? Y la respuesta es por su mal ejemplo al encaminar a las demás naciones por el pecado de homosexualidad y el aborto y porque si esta nación es quebrantada por Dios, las demás naciones también recibirán las consecuencias. Ella será la nación cabeza para que las otras también reciban la porción que les toca.

Resultado de imagen para imagen de asteroides y meteoritos

A través de sus profetas, el Señor también ha hablado de la caída de un asteroide sobre un océano, que producirá un fuerte terremoto y varios tsunamis devastadores que generarán mortandad, destrucción y pestilencia en muchas naciones y muy duramente en los Estados Unidos.

VENEZUELA:

Nuevamente el Señor me inquietó seguidamente acerca de las ciudades costeras de La Guaira y Maiquetía en Venezuela, las cuales, al ocurrir el tsunami quedarán sepultadas por el agua.  Estas aduanas son centros de corrupción del gobierno de MADURO.

Dios ha avisado por sus profetas para que sus hijos que están en la Costa Este de los Estados Unidos se muden a otros lugares, porque está preanunciada la caída de un asteroide en un océano, con devastadoras consecuencias sobre muchas naciones. En todas estas naciones habrá quebranto, ninguna escapará porque el asteroide en algunas naciones generará incendios, en otras el terremoto será muy fuerte, y en otras el agua del mar al recibir en su seno al bólido convertido en fuego que derrite hasta al acero, generará unas olas altísimas de miles y miles de metros de altura que velozmente vendrán a las naciones costeras con intérvalos de tiempo de horas de diferencias, dependiendo del tamaño y peso del asteroide y la profundidad del mar adonde caiga.

No habrá tranquilidad en aquellas horas sino angustias de las gentes ante los bramidos del mar (Lucas 21:25), por el veloz recorrido con fuerza devastadora que traerán las olas.

Como siempre Dios guardará a sus hijos que caminan en obediencia y santidad.

Otras confirmaciones a quienes Dios les está hablando lo mismo:

 

 

Nuestro deber es exhortar a todos a venir al temor de Dios, de lo contrario los pueblos avanzan en el mal y se pierden por falta de conocimiento de la justicia de Dios.

          “15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.” (1 Jn 3:15).
            “8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21:8).

El Señor Jesucristo nos mandó tantos mandamientos de amor, uno de ellos es amar a nuestros enemigos, y otro es orar por nuestras autoridades, en este caso a favor de todo mandatario de nación y resto de su gabinete como hacia el titular de cualquier cargo donde se tenga autoridad sobre pueblos.

Sí, la iglesia de Cristo cuyas oraciones son escuchadas en el cielo, no debe cesar de orar por sus gobiernos y por una paz conforme Cristo la da, por cuanto Satanás les acecha a esos mandatarios y engaña porque al ser cabeza de nación todo lo que ellos hagan apartados de Dios, irá en deterioro y detrimento hacia su nación incluyendo los extranjeros que viven en ella.

El diablo no trae paz sino que vino a robar lo bueno que haya en ese pueblo, a matar causando odio entre semejantes porque él es homicida y destruir por medio de las guerras. Sólo la iglesia orando en todo momento, puede detener la perversa agenda del diablo.

Por lo tanto, llamo la atención y exhorto a los amadores del mal que quieren transgredir las leyes de Dios y no se dan por enterados, sirva la siguiente advertencia para ser apercibidos de que hay gravísimas y eternas consecuencias para los que odian a sus semejantes. Dios mandó que tuviésemos misericordia por el extranjero, el huérfano y la viuda, por lo tanto no olvidemos estos mandamientos en todos los que quieren sumarse a las ideas del presidente Trump de perseguir y causar mal a los extranjeros por medio de deportaciones cuyo intento generará un terrible caos en las familias que caerá directamente en contra de la nación estadounidense.

Tampoco olvidemos que la paga del pecado es la muerte eterna en aquellos que no se arrepienten y se convierten. Y que Dios nos ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que quiere lavar sus pecados y ser salvo, a él deben venir.

A todos los seguidores de gobiernos que fomentan la división y el odio contra sus semejantes, a estos engañados les escribo que tengan temor de Dios y se aparten de sus malas obras y malos caminos, de lo contrario la justicia de Dios actuando sobre ellos, no se hará esperar. No más recordemos a aquel que mantuvo un discurso de odio en su nación y fue exhortado por los profetas y no hizo caso, por lo cual ¿a dónde fue a parar el difundo presidente Chávez después de un largo y penoso padecimiento? La cosa no terminó allí sino que aquellos que se apartaron de Dios para obedecer fielmente las enseñanzas de división y odio y así lo practicaron por años, hoy día son los primeros en quienes ha llegado la hambruna por no disponer de ingresos para comprar alimentos a causa de la hiperinflación que ellos mismos produjeron en aquella nación.  Ahora lamentablemente están recogiendo lo que segaron.  Dios tenga misericordia de todos y sigamos orando por los perdidos para que también ellos tengan oportunidad de venir al arrepentimiento y conversión, y sean salvos por medio de Cristo, antes que se desate sobre la tierra la ira venidera de parte del Padre.

El que tiene ojos para leer e inteligencia espiritual para entender y discernir, entienda el mensaje.

Dios les bendiga.

Las inundaciones son mucho más devastadoras de lo que imaginamos. Las consecuencias de las inundaciones en un principio son las pérdidas humanas, a las cuales los gobiernos locales tienen que darles sepultura en unos cementerios llenos de fango ¡Esto es terrible!

Mueren animales de la fauna produciendo pestilencia.

Las cloacas en las ciudades se ven afectadas y las tuberías de agua potables se infectan creando enfermedades.

Hay además las pérdidas materiales a nivel humano,  tales como vivienda, ropas, documentos. Las familias pierden sus muebles y enseres, creando caos y desolación por las pérdidas materiales.

Hay que tomar en consideración las pérdidas económicas en las cosechas y cultivos agrícolas que sirven para la alimentación de los pueblos. Seguido del ganado que se enferma por caminar en aguas empantanadas, donde no puede reposar en el suelo cuando no hay sitio seco para hacerlo.

Y por último el desgaste que las inundaciones producen en el suelo, acabando con los nutrientes y/o creando capas que hacen que tierras fértiles se conviertan en desérticas poco útiles para el cultivo. La falta de cultivo trae escasez de alimentos, y con la disminución en la producción aumento de precios e inflación.

LA GRAN CARGA PARA LAS NACIONES

Son los miles de damnificados sin viviendas ni ropas, a los cuales los gobiernos tienen que destinar de sus presupuestos para atender emergencias por valores incalculables que no estaban en sus presupuestos de sus naciones. Ellos tienen que atender la alimentación de estos, ropa, medicina, viviendas, muebles, y además proveerles escuelas a los niños. Realmente tener inundaciones muchas veces es peor que cualquier otro fenómeno de la naturaleza.

LA IMPOTENCIA DEL HOMBRE

Ante la mirada impotente del hombre que no puede luchar contra la furia de Dios sobre las naciones, por causa de la práctica de la idolatría y la desobediencia a Dios, a pesar que Dios envía predicadores, puso sus mandamientos y leyes, pero el hombre las desacata, las desobedece y pasa por encima de Dios. Y por esto Dios manda estas calamidades para que sepan que así como es misericordioso y nos ayuda, la desobediencia trae severas consecuencias. El pecado trae calamidad y trae muerte eterna.

RANDOM POSTS