Martes, Octubre 23, 2018
Justicia y Tribunales

“6 Y dijo a los jueces: Mirad lo que hacéis; porque no juzgáis en lugar de hombre,sino en lugar de Jehová, el cual está con vosotros cuando juzgáis. 7 Sea, pues, con vosotros el temor de Jehová; mirad lo que hacéis, porque con Jehová nuestro Dios no hay injusticia, ni acepción de personas, ni admisión de cohecho”. (2 Crónicas 19:6-7).
“9 Y les mandó diciendo: Procederéis asimismo con temor de Jehová, con verdad, y con corazón íntegro”. (2 Crónicas 19:9).

Ya han leído, que Dios les manda a los jueces de la tierra a practicar estas obligaciones:

  1. Cuando administran justicia, deben hacerlo en el nombre de Dios, quién está con ellos mientras juzgan de acuerdo a las leyes nacionales, si éstas son justas. Si alguna de ellas contradice un principio de Dios, aplíquese la justicia de Dios sustituyendo la de los hombres.
  2. Tener temor de Dios, porque él no practica injusticia. Dios no acepta tráfico de influencia.
  3. No hacer acepción de personas.
  4. No parcializarse a favor de pobre o rico. “15 No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo”. (Levítico 19:15).
  5. No admitir cohecho o soborno.
  6. Proceder con verdad y corazón íntegro, que equivale a no aceptar falsos testimonios ni falsas pruebas para condenar a alguien.
  7. No tener temor para tomar decisiones, porque Dios está con él si obra con justicia. Además, el temor en sí lleva castigo de Dios. “ 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7).

EL JUEZ DEBE ESTUDIAR LAS LEYES NACIONALES Y TAMBIÉN LA BIBLIA
“8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
“9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”. (Josué 1:8-9).
Y si por tomar una fuerte decisión de justicia corres el riesgo de ir a una cárcel, por aplicar la justicia de Dios, recuerda “19 Más cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. 20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”. (Mateo 10:19-20).

Te invitamos a leer:

¿CUÁNTO HAY PA´ESO?

RANDOM POSTS