Martes, Mayo 23, 2017
Salud

0 199

Voy a tratar aquí el tema de los seguros de vidas que son hechos sobre la mayoría de padres ancianos.

No existe dudas que algunos hijos lo hacen como prevención para sustentar gastos futuros sobre sus padres en virtud de que estén presentando serios problemas de salud de costosos tratamientos, pero otros hijos malvados constituyen con idea de ganar dinero invirtiendo en una póliza de vida sobre sus ancianos padres, porque saben que en el corto plazo van a morir. Una manera de obtener injusta ganancia sobre la muerte de alguno de sus padres cobrando luego una jugosa suma de dinero por la póliza de vida, luego de sus muertes.

Si alguien ha hecho esto porque es la costumbre de los que actúan con viveza siendo prestos para obtener ganancia ilícita de cualquier cosa, éstos deben arrepentirse de su maldad cuanto antes, porque han cometido pecado de CODICIA pero sobre una acción que constituye abominación delante de Dios, como lo es poner el ojo en las riquezas utilizando cualquier medio, incluyendo la muerte de sus padres. Esta clase de hijos esperan que a los viejitos o algunos de ellos les dé un paro cardíaco para echar mano del dinero de la póliza de vida o de la herencia que tengan sus padres.

“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición.” 1 Timoteo 6:9.

En el caso de Venezuela, por no tener las familias con qué pagar sus pólizas de seguros por el encarecimiento de las primas, y a la vez por falta de ingresos a causa del desempleo, quedando las familias a expensas de hospitales desabastecidos y sin medicinas, escribo desde Venezuela y para los venezolanos que estamos pasando por este desierto en el que muchos saldremos favorecidos espiritualmente, acercándonos más a Cristo nuestro inminente Médico Sanador.

El Espíritu Santo puso en mí una solicitud de escribir acerca de tantas carencias por las que está atravesando el pueblo venezolano y muchas naciones del mundo, para dar estas buenas nuevas de nuestro Señor Jesucristo haciendo milagros como nunca antes.

Se han encarecido tanto las pólizas de seguros de hospitalización y cirugía en Venezuela y todos los bienes y servicios en general, que sumado a la merma de ingresos en las familias por el creciente desempleo, por causa de la no producción o falta de inventarios en las empresas que cierran sus operaciones, lo cual tiene a los hogares venezolanos con asolamiento de espíritu (temporal), sobre todo para los que aún no conocen que tienen a un Dios Todopoderoso que es clemente y misericordioso, el único amparo y fortaleza; nuestro pronto auxilio en estas y cualquier otra tribulación en aquellos que aún no conocen a Dios y sufren los rigores de las inclemencias que azotan al país, a éstos se les hace más difícil manejarse dentro de estas aflicciones. Pero el que conoce las promesas de Dios las cree y espera confiado, ¡ellos verán la gloria de Dios obrando en sus vidas!

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;…”

Isaías 53:4

“Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias;

el que rescata del hoyo tu vida,…”

Salmos 103:3-4

Envía tu testimonio de sanidad desde ahora, para ser publicado, escribiendo a:

diosenlanoticia@gmail.com

Colocando en el asunto:       “MI TESTIMONIO PARA SER PUBLICADO.

(Y nombre del testificante o persona favorecida por el milagro)”.

Coloca también el lugar donde ocurre el milagro. Y dale la honra y la gloria a Dios.

0 184

Beber un vaso de jugo de remolacha o betabel al día podría ser suficiente para reducir de forma significativa la presión arterial en pacientes hipertensos, así se desprende de un estudio realizado por científicos de la Universidad Queen Mary de Londres, Reino Unido.

La investigación publicada en la revista Hypertension y financiada por la Fundación Británica del Corazón (BHF, por sus siglas en inglés), refiere que el potencial beneficio terapéutico de la remolacha se debe a sus altos niveles de nitrato inorgánico, sustancia que en el cuerpo humano se convierte en óxido nítrico, que a su vez favorece la relajación y dilatación de los vasos sanguíneos.

Las conclusiones de los investigadores se basan en los resultados de un ensayo clínico en el que participaron 64 pacientes de entre 18 y 65 años de edad. La mitad de ellos tomaba medicación para la hipertensión, y el resto no habían comenzado a medicarse. Los voluntarios fueron asignados aleatoriamente en dos grupos diferentes: un grupo debía tomar un vaso de jugo natural de remolacha (8 onzas/250 ml) y el otro un placebo de jugo de remolacha sin nitratos.

Los pacientes fueron monitoreados durante dos semanas antes y después del estudio, con lo que el lapso de estudio fue de un total de ocho semanas. Los resultados mostraron que los participante que habían bebido el jugo de remolacha durante cuatro semanas experimentaron una reducción en la presión arterial de 8/4 mmHg (sistólica/diastólica), además, experimentaron una mejora de un 20% en la dilatación de los vasos sanguíneos y la rigidez de las arterias se redujo un 10%.

En las dos semanas siguientes en las que no bebieron el jugo de remolacha, la presión arterial de los pacientes volvió a subir a sus niveles iniciales.

“Estos hallazgos sugieren un papel clave del nitrato en la dieta como una herramienta de fácil disponibilidad y un tratamiento asequible, coadyuvante en el tratamiento de los pacientes con hipertensión. Esta investigación ha demostrado que una dosis diaria de nitrato inorgánico puede ser tan eficaz como la intervención médica en la reducción de la presión arterial y la mejor parte es que podemos obtenerlo de la remolacha y de otras verduras de hoja verde”, resaltó Amrita Ahluwalia, coautora del estudio, en información difundida por la institución académica.

Ahora que hemos probado la eficacia de nitrato en la reducción de la presión arterial, durante un período sostenido de tiempo, el siguiente paso será un ensayo clínico a gran escala para que podamos determinar si el impacto de nitrato de la dieta se mantiene a largo plazo, y si debería ser recomendado en las directrices de los Institutos Nacionales de Salud”, añadió la académica.

Fuente:  Univision Salud

Por

RANDOM POSTS